Tribunales

Se enfrenta a nueve años de cárcel por agredir sexualmente a su cuidadora

24/09/2019

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas juzgará hoy a Jorge A. H., acusado de haber agredido sexualmente a la que era su cuidadora cuando vivía en una vivienda de la Asociación de Personas con Discapacidad de Lanzarote (Adislan). El Ministerio fiscal interesa para el procesado una condena de nueve años de prisión y nueve meses de multa por los delitos de agresión sexual y lesiones leves en un juicio que se celebrará este jueves.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, el procesado, de 26 años y en prisión provisional por esta causa, acordada por auto de fecha 2 de diciembre de 2017, usuario de una vivienda de la entidad Adislan en Arrecife. El 1 de diciembre de 2017 se encontraba viendo la televisión en compañía de la que era su cuidadora del turno de noche y que trabaja como personal de apoyo directo de Adislan y, sobre las 02.00 horas, le pidió que le diera «una medicación». Cuando la denunciante se dirigió al armario donde guardan la medicación, el procesado J. A. H., con «ánimo de satisfacer sus deseos sexuales» se acercó por detrás a la cuidadora, «tapándole la boca con un papel impregnado con una sustancia que desprendía un fuerte olor», tirándola al suelo y diciéndole en todo momento «¡cállate, cállate, no grites!».

Posteriormente, la agarró de los brazos y la «tiró al sofá, donde intento besarla», a la vez que «con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, le metía la mano por debajo del jersey y le tocaba los pechos», mientras se dirigía a ella con expresiones como «te quiero violar, te quiero follar», mientras le tapaba la boca y la nariz «con la mano».

Luego, la llevó a la cocina donde allí el encausado «cogió un cuchillo de sierra y la tiró al suelo» con ánimo de «amedrentarla y vencer la resistencia» que la víctima ponía. Según la Fiscalía, «le acercó el cuchillo a su estómago y al cuello, haciendo presión con el mismo, a la vez que, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, le bajó los pantalones y las bragas, colocándose encima de ella, bajándose su propio pantalón y restregando sus genitales contra los de ella y tocándole con la mano la vagina», sostiene el escrito.

Petición.

Por estos hechos, la Fiscalía Provincial de Las Palmas pide para el procesado una condena de nueve años de prisión e inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y la prohibición de aproximarse a la víctima, comunicarse con ella y volver al lugar donde cometió los hechos o acudir al domicilio de la misma, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por tiempo de diez años. Así mismo, pide una medida de libertad vigilada por ocho años. También interesa el pago de una multa total de 1.725 euros por las lesiones en los dos delitos y 12.757 euros por las secuelas sufridas tras el ataque.

Lesiones y secuelas.

Como consecuencia del ataque, la víctima sufrió diversas lesiones debido a la brusquedad de la presunta acción, que tardaron en sanar 20 días, siendo cinco de ellos impeditivos para sus ocupaciones habituales. También sufrió secuelas trastorno neurótico del estrés postraumático leve.