La esposa de Pablo Ibar dice estar "nerviosa y con miedo" en la hora crítica

    Cargando reproductor ...
18/01/2019

Tanya Ibar, esposa del hispano-estadounidense Pablo Ibar, cuyo destino depende de un jurado que delibera desde este viernes en Florida (EE UU) sobre un triple asesinato cometido en 1994 y por el que la fiscalía pide la pena de muerte, dijo a Efe que está "nerviosa y con miedo" en esta hora crítica.

"Estoy nerviosa y con miedo, pero mantengo la esperanza porque conozco la verdad: Pablo es inocente", dijo Tanya en el tribunal de Fort Lauderdale, al norte de Miami, donde doce miembros de un jurado de ocho mujeres y cuatro hombres tiene en sus manos el destino del hispano-estadounidense: su absolución (no culpable) o condena.

La defensa de Ibar pidió este jueves al jurado en la presentación de los alegatos finales el veredicto de no culpable ante el cúmulo de pruebas y testimonios que ponen en duda las evidencias presentadas por la fiscalía, las "negligencias", "irregularidades" y "manipulaciones" en este caso.

"La defensa hizo un trabajo fenomenal, pero es difícil sintetizar tanto material y la situación es muy difícil", afirmó Tanya, que no esconde su profunda desconfianza hacia el sistema judicial estadounidense.

Justicia parcializada

"Perdí la esperanza en este sistema judicial. No puedo confiar en la justicia. Todo es política, dinero y relaciones", apostilló la esposa con rostro cansado, reflejo de la tensión y fatiga acumulada tras varias semanas de juicio.

La esposa del sobrino del ya fallecido boxeador español José Manuel Ibar "Urtaín" insistió en que lo visto en el tribunal "no es lo que pensaron nuestros padres fundadores sobre lo que era la justicia".

En ese contexto de denuncia de una justicia parcializada, en su opinión, Tanya se refirió al incidente registrado este jueves en la audiencia de argumentos de cierre, cuando el fiscal Chuck Morton, instó al jurado a que su veredicto no sirviera para que Pablo Ibar quedase libre.

"No dejen libre a este asesino", dijo Morton, lo que provocó de inmediato las protestas de la defensa y la solicitud de anulación de juicio, un extremo que fue rechazado por el juez que preside el caso, Dennis Bailey.

"Lo de anoche no debió pasar nunca", resaltó la mujer.

Obligaciones del jurado

El mismo parecer de Tanya sobre la justicia lo expresó a Efe el padre del acusado, Cándido Ibar, quien sigue "firmemente convencido de que si el jurado cumple con las obligaciones de ver lo que ha pasado en el juicio la declaración será de no culpable".

Cándido calificó de "atropello" la acción de Morton de este jueves y puso en duda la integridad del juez Bailey.

La esposa de Pablo Ibar dice estar nerviosa y con miedo en la hora crítica

"Si el jurado entiende lo que se ha señalado aquí, Pablo debe salir libre. Ante las dudas, se supone que debes salir libre, y hay todas las dudas", afirmó.

De producirse un veredicto de no culpabilidad, Tanya confiesa que, sin duda, lo primero será "echarse a llorar, mirar a su marido y decirle 'Esto se ha acabado'".

Asegura que quiere "cerrar esta puerta" y poder seguir adelante con sus vidas y su mayor deseo es estar a solas con su marido. "Lo necesitamos", destacó para acotar que primero celebrarían con su familia ese posible veredicto.

Peticiones

Poco después de iniciar sus deliberaciones, el jurado solicitó informes sobre los peritajes del ADN hallado en la camiseta con la que se cubrió el rostro el asesino de Casimir Sucharski, dueño de un club nocturno, y de Sharon Anderson y Marie Rogers, dos empleadas de ese establecimiento. Este viernes, el jurado reclamó el visionado del video de la vivienda.

En ese prenda se encontraron supuestas trazas de Ibar en un nuevo informe de laboratorio entregado por la fiscalía, pero que ha sido puesto en cuestión por la defensa por su escasa fiabilidad.

Todas las pruebas de ADN realizadas excluían a Ibar hasta que el nuevo laboratorio de la fiscalía incluyó una mínima traza del español y que la defensa atribuye a una contaminación y que, en cualquier caso, dicen, no cumple con los estándares internacionales.

El ADN, junto con un video de seguridad de la vivienda de Sucharski, se presentan claves en la resolución de un caso que ha llevado a Ibar a permanecer preso desde hace 24 años, de los cuales 16 estuvo condenado a muerte, pero la Corte Suprema de Florida anuló en 2016 la condena porque las pruebas contra él eran escasas y débiles y ordenó que fuera juzgado de nuevo.