Un helicóptero interviene en la extinción de un incendios en la sierra de Santa María de Miralles. / SUSANNA SÁEZ / EFE

Tres incendios causan daños en 5.000 hectáreas de Tarragona, Albacete y Huelva

El fuego más «preocupante» es el ocurrido en Santa Coloma de Queralt (Tarragona), donde se prevén horas difíciles

A. P. Madrid

Al menos tres incendios forestales han causado daños en unas 5.000 hectáreas de Tarragona, Albacete y Huelva. Uno de ellos calcinó desde el sábado por la tarde unas 1.500 hectáreas en Santa Coloma de Queralt (Tarragona). A medida que pasaban las horas, el fuego se tornaba más intenso. El presidente de la Generalitat catalana, Pere Aragonès, aseguró que en La Conca de Barberà y L'Anoia la situación era «crítica». Según evolucione el viento en la zona, las llamas pueden arrasar más hectáreas de las ya quemadas. El Gobierno envió tres aviones anfibios y dos helicópteros para apoyar a los medios dependientes del Govern.

Los Bomberos de la Generalitat alertaron de que las próximas horas serán cruciales, dado que se prevé continúe el viento de marinada. El jefe de Bomberos, David Borrell sostuvo que este domingo por la tarde el fuego se avivó en varios puntos empujado por el viento. Todos los focos se pudieron controlar, pero sobre las 18 horas existía uno que no podía ser dominado y revestía «carácter preocupante». Según el director general del cuerpo, Joan Delor, aún quedaban horas «muy difíciles»

En Liétor (Albacete), el desastre afectó a unas 2.500 hectáreas y a algunas zonas de cultivo, si bien se pudo contener. La Junta de Castilla-La Mancha tuvo que decretar el confinamiento de las pedanías de Mingogil e Isso para evitar que la población inhalara humo, una medida que se comenzó a levantar por la tarde. Nadie sufrió daños personales. El incendio fue detectado a las 14.15 horas por un vigilante y se expandía por una zona de bosque de plantación de pinos. El Ayuntamiento de Hellín informó de que el fuego se halla en su última fase de extinción. «Si no surge ninguna anomalía» este lunes se podría dar por acabado de forma definitiva.

Corte de carretera

Un incendio en Villarrasa (Huelva) se llevó por delante 600 hectáreas de superficie arbolada, lo que impulsó a movilizar en el lugar a más de 250 trabajadores entre bomberos y miembros de las brigadas de extinción. La buena noticia es que se logró estabilizar. El fuego se declaró sobre las 14:40 horas del sábado y se cebó en la destrucción de matorral, pastos y eucaliptos. Su veloz propagación hizo que sobre las 17:30 horas la carretera autonómica A-493 fuese por completo cortada al tráfico en su punto kilométrico número cuatro. Los coches pudieron volver a circular a primera hora de este domingo. Dos casas tuvieron que ser desalojadas.

Restos de una casa calcinada en la localidad onubense de Villarrasa; El incendio de la localidad albaceteña de Hellín; Medios aéreos, durante las labores de extinción del incendio / Efe

En La Taha, Granada, el fuego se adentró en Pitres-Capilerilla. Se enviaron a la zona 82 bomberos y seis aeronaves, en concreto tres aviones de carga en tierra y tres helicópteros de transporte y extinción.

También se logró estabilizar el incendio en un paraje de Yunquera (Málaga). Por la tarde se reabrió la carretera A-366, que había sido cortada al tráfico a lo largo de dos kilómetros. También en Málaga, sobre las dos de la madrugada del domingo, el dispositivo contra los incendios forestales de Andalucía dio por extinguidas las llamas que se habían producido en Alhaurín de la Torre.