Irene Montero y Boti G. Rodrigo cuelgan el cartel en la fachada del Ministerio de Igualdad. / R. C.

Todas, todos y todes, cártel del orgullo

Las mujeres trans que ocupan el centro de la imagen son las protagonistas de la famosa foto de Colita en 1977 en Barcelona

J. A. G.

El académico de la RAE Gregorio Salvador, que murió el pasado diciembre olvidado por su Granada del alma, fue el primero en revolverse contra aquel «miembros y miembras» con el que la ministra Bibiana Aído dejó estupefacto al Congreso de los Diputados un 9 de junio de 2008. «Es incorrecto y no puede tener cabida en el diccionario; el masculino vale como término neutro que sirve para masculino y femenino», subrayaba entonces el erudito de la Lengua.

Trece años después, otra ministra de Igualdad, Irene Montero, ha dado un paso más incorporando el término neutro «todes» en un mensaje institucional del Gobierno. Es el lema del cartel oficial que ha diseñado el Ejecutivo de coalición para_la semana del Orgullo 2021, que culminará con una manifestación en Madrid el próximo 3 de julio con la cabecera 'Los derechos trans no se negocian'.

Seguramente para llegar al actual «todes» hizo falta aquel primer «miembras» pero, a pesar de que es un término habitualmente empleado en el lenguaje y las comunicaciones de la comunidad trans y no binaria (que no se identifican ni con el género masculino ni con el femenino), nunca se había incorporado al 'idioma' institucional.

La puesta de largo del vocablo tuvo lugar ayer cuando el Ministerio de Igualdad presentó el cartel referido «con el firme compromiso de defender los derechos de todas las personas LGTBI». Sobre una ilustración de la artista Lara Lars aparece el lema 'Orgullo de Todas, Todos, Todes. Por una España feminista y diversa» y homenajea al activismo LGTBI a lo largo de la historia.

Las mujeres trans del centro de la imagen son las protagonistas de la icónica foto con la que la legendaria Colita inmortalizó la primera manifestación por la libertad sexual que se produjo en España, que tuvo lugar en Barcelona en 1977. También figuran Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson, que participaron en las simbólicas revueltas de Stonewall de 1969 y se convirtieron en referentes mundiales de la lucha por los derechos trans y la protección de las personas trans en exclusión social. El color lo ponen las diversas tonalidades de las banderas trans, bisexual, no binaria y LGTBI.

La idea, cuentan desde Igualdad, fue amasada entre el equipo del Ministerio y la dirección del colectivo LGTBI. Creen que el inclusivo «todes» hay que entenderlo junto al «todos y todas» «porque así está todo el mundo representado. No todo se acaba en la 'a' y en la 'o', hay otras letras para otras identidades». Estos desdoblamientos del lenguaje ( 'todes', 'tod@s', 'todxs'...) no gustan a la RAE que, en general, sigue apostando por el masculino como término inclusivo.