Separan a una recién nacida de su madre porque no hay plazas

10/09/2018

Lalla Ely dio a luz hace una semana a Ioana, que está bajo la tutela de Menores porque no hay recursos para mantenerlas unidas. La madre vive en un centro donde solo pueden estar adultos.

Ioana nació con 3,3 kilos hace una semana, el 3 de septiembre, en el Materno Infantil y el viernes salió del hospital, pero no con su madre. Lalla Ely Selemeta dio a luz a la niña convencida de que estarían bajo el mismo techo pero sus esperanzas se han visto truncadas por la falta de recursos sociales. No hay plazas para que familias monoparentales vulnerables como la suya permanezcan unidas. Ella vive desde hace semanas en el centro de acogida municipal El Lasso, en la capital grancanaria, destinado a personas sin hogar, donde solo se permite la estancia de adultos.

Lalla Ely relata que en el centro le aseguraron que encontrarían otra alternativa para que pudiera vivir con su hija una vez naciera, pero la felicidad se truncó el mismo día que dio a luz: «Vinieron al hospital del centro donde estoy para decirme que finalmente no habían podido encontrar un sitio para nosotras, que habían buscado pero no había nada», relata entre lágrimas a las puertas del hospital.

La niña abandonó el centro hospitalario el viernes bajo la protección de la Dirección General de Menores. Mañana martes vuelve a tener cita con este departamento. De momento, no sabe nada de su hija, que probablemente esté el centro Santa Rosalía ante la falta de familias de acogida temporal.

«En un principio la trabajadora social y el director del centro me dijeron que tendría un sitio en Cáritas para cuando naciera la niña, pero luego todo se vino abajo porque les llamaron para decirles que finalmente no tenían sitio para mí», cuenta esta mauritana que lleva 16 años residiendo en Canarias y asegura que siempre ha podido salir adelante, con trabajos como limpiando casas. Hasta ahora. «Estuve cobrando la PCI [Prestación Canaria de Inserción] pero se me acabó y me vi sin nada, por eso me veo ahora separada de mis hijos», cuenta.

Sin poder pagar la pensión

Antes de ingresar en El Lasso Lalla vivía en une pensión que no podía pagar. Sin medios para vivir y a punto de dar a luz, la policía la llevó al centro municipal, donde reside desde hace dos semanas. Allí llegó porque no vio otra salida, sin dinero ni apoyo familiar para mantener a su familia. Lalla tiene otros dos hijos, un niño de 14 años y una niña de nueve. Cuando ella entró en el centro para personas sin hogar el niño ingresó en el centro de acogida inmediata de Tafira, donde sigue. La pequeña está de vacaciones en Mauritania en casa de su tía, a la espera de poder regresar a la isla. «Yo quiero seguir aquí, que mis hijos crezcan aquí y tengan una oportunidad», dice esta madre cuando se le pregunta sobre su futuro.

«Tengo un dolor que no puedo explicar con palabras», añade. Su petición es clara y simple, la misma que haría cualquier madre en su situación: estar con su hija recién nacida, poderla abrazar, darle el pecho, dormir bajo el mismo techo... En un momento de su relato no puede evitar las lágrimas: «Ahora no veo futuro por ningún lado, acabo de tener un bebé, debería ser algo feliz, pero...».

  • 1

    ¿Deben ser los partidos políticos los que designen a los miembros del Consejo General del Poder Judicial?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados