Partidarios de la ley de eutanasia. / efe

El Senado reforzará las garantías para los discapacitados en la ley de eutanasia

Los socialistas admitirán enmiendas técnicas y de redacción, dado que el texto llega «muy trabajado» del Congreso

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

La ley de eutanasia, que hará de España el sexto país del mundo en regular este asunto, incorporará mayores garantías para los discapacitados. La propuesta de ley, cuyo dictamen se estudia este miércoles en la ponencia del Senado, se debate mañana en la Comisión de Justicia de la Cámara alta. La impresión general de los grupos parlamentarios es que el PSOE logrará sin problemas la aprobación de la norma, según informaron fuentes parlamentarias. PP y Vox han planteado sendos vetos que serán desestimados, a la vista de que los socialistas han amarrado el apoyo de algunos aliados habituales, como Compromís, Más Madrid o Coalición Canaria, aparte de Unidas Podemos, su socio en el Gobierno. Ciudadanos también se sumará al respaldo, como ya hizo en el Congreso.

Muchas de las enmiendas presentadas por los partidos minoritarios se retiraron a última hora para allanar el camino al consenso y porque eran repetitivas. Muchas de ellas iban encaminadas a preservar los derechos de los discapacitados, en coherencia con la convención internacional al respecto. El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) pidió a los grupos parlamentarios que se corrijan las lagunas del texto en lo que atañe a los «derechos humanos de personas con discapacidad», a fin de evitar que se conviertan en «vidas descartables».

A juicio de esta organización, «la vida de las personas con discapacidad es igualmente de valiosa que la del resto de seres humanos». Las decisiones que se tomen en el final de la vida «no tienen que estar basadas u orientadas sobre aspectos como la discapacidad o la edad», lo que supondría una «discriminación derivada de prejuicios sociales», dice el documento.

Fuentes del grupo socialista consideran que el texto «venía muy trabajado» del Congreso, de modo que las enmiendas que se admitan serán de orden técnico, como definir mejor los plazos para acogerse a la ayuda a la muerte. En este sentido, se pretende que en vez de «días naturales» figure la expresión de «días hábiles».

El PP rechazará la propuesta al entender que la ley es «inadecuada, inoportuna y no responde a una demanda social», según adelantó el senador Antonio Román. Los populares insisten en la defensa de una norma que refuerce los cuidados paliativos como alternativa a la eutanasia y que no estigmatice a los profesionales sanitarios que se acojan a la objeción de conciencia. Otro reproche que hace la principal fuerza de oposición es que entra en un «terreno resbaladizo», al distinguir entre enfermedad grave, crónica e incapacitante, lo que induce a confusión.

Atención psicoterapéutica

Ciudadanos no cambiará su voto y dirá «sí» a la eutanasia. Los liberales son partidarios de que en la legislación conste una referencia expresa a que «los pacientes que soliciten la ayuda para morir deben ser informados sobre alternativas de atención psicoterapéutica». Tomás Marcos, representante de Cs, aboga por un mayor desarrollo de la objeción de conciencia y el reconocimiento del derecho de los pacientes que lo invoquen «a hacerlo en una habitación individual, con intimidad y en compañía de sus seres queridos, así como a recibir asistencia espiritual»

Vox va más allá y acusa al PP de adherirse al «consenso progre» que predica la «cultura de la muerte». Para el senador Jacobo González-Robatto, «la eutanasia es fruto de la decadencia política y moral de España».

Las 150 organizaciones que se agrupan en torno a la Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad entregaron también hoy a los senadores una carta en la que les exhortan a votar en conciencia contra la ley. Según el exministro de Interior y portavoz de la plataforma, Jaime Mayor Oreja, la norma se ha tramitado «sin ningún tipo de debate social y sin escuchar a los expertos». «No ha habido debate porque es muy difícil explicar por qué países como Reino Unido, Francia o Alemania no han introducido este tipo de legislación o por qué en Holanda se han ido incrementando considerablemente las muertes por eutanasia como consecuencia de la pendiente resbaladiza en la que se convierten siempre este tipo de regulaciones», remachó.