Milano real envenenado. / GC

Seis detenidos por envenenar a águilas imperiales y milanos reales

Uno de los arrestados ya fue condenado por hechos similares

J.M.L.

La Guardia Civil ha detenido a seis personas, de entre 50 y 62 años, por haber envenenado a tres águilas imperiales y a dos milanos reales en una finca de Villalgordo del Marquesado (Cuenca). Se da la circunstancia de que uno de los arrestados, el autor material de los envenenamientos, cumplió condena en el pasado por hechos similares y habría incurrido en un quebrantamiento de condena ya que no podía ejercer funciones vinculadas a la actividad cinegética.

Las investigaciones, que han llevado a cabo el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y agentes medioambientales de la Junta de Castilla-La Mancha, se iniciaron el pasado mes de febrero después de que el GREFA (Grupo de Recuperación de Fauna Autóctona y su Hábitat) notificara que el sistema de geolocalización implantado en un ejemplar de águila imperial no registraba movimiento. Los agentes medioambientales localizaron su cadáver en un coto de Villalgordo del Marquesado y, tras su análisis, determinaron que había muerto por ingerir cebos impregnados de un fitosanitario cuya comercialización está prohibida desde el año 2007 por su elevada toxicidad, siendo el más usado como veneno con fines cinegéticos.

Águila real envenenada. / gc

Se activó entonces un dispositivo de búsqueda de más rapaces en peligro de extinción localizando los cadáveres de otras dos águilas imperiales, dos milanos reales y una urraca, todos ellos dentro del término municipal de Villalgordo del Marquesado y por la ingestión del mismo veneno. Las investigaciones se centraron en un guarda de la zona que ya había sido condenado por la muerte masiva de rapaces, lo que le inhabilitaba para cazar o ejercer cualquier oficio relacionado con la actividad cinegética.

Finalmente, se ha demostrado que fue el autor material de estas últimas muertes, motivo por el que ha sido detenido junto a otros cinco arrendatarios de fincas de caza y cazadores por un delito contra la flora y fauna y otro de asociación ilícita. Además, al guarda se le atribuye otro delito de quebrantamiento de condena. Todos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Tarancón (Cuenca).