Bienestar & salud

Yoga,beneficios para el cuerpo y la mente

01/10/2018

Practicado por millones de personas en el mundo, el yoga se ha vuelto en los últimos años más popular que nunca en el mundo occidental, a pesar de que su nacimiento se remonta muchos siglos atrás.

ETIQUETAS:
- yoga

Originario del valle del Indo, el yoga es una de las seis doctrinas del hinduismo e históricamente ha sido considerado una práctica espiritual ligada al misticismo, la magia y el ascetismo con bases religioso-filosóficas.

La primera referencia a las asanas o posturas del yoga se encuentra en lo que se consideran sus textos fundacionales: los Yoga Sutra de Patanjali, del siglo II antes de Cristo. Sin embargo, en estos textos solo se habla de cómo mantener una posición corporal estable y cómoda que permita la meditación durante largos periodos de tiempo.

No es hasta los siglos XV y XVI cuando aparecen registradas las primeras posturas, en lo que se conoce como Hatha yoga. Sin embargo, esta modalidad se seguía centrando en cuestiones espirituales y apenas recogía unas pocas asanas.

Es varios siglos más tarde, a principios del siglo XX, cuando el maestro Tirumalai Krishnamacharya desarrollaría gran parte de las actuales asanas, mezclando las pocas posturas clásicas del Hatha yoga con ejercicios de gimnasia occidental y con otras prácticas de origen indio como el Kalaripayatu.

Posteriormente, sería uno de sus alumnos, Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar, fallecido en 2014, quien terminaría de desarrollar y exportar a Occidente la práctica tal y como la conocemos hoy en día. Aunque en la actualidad se siguen practicando distintas modalidades de yoga, en este lado del mundo la mayoría realiza las modalidades basadas en posturas desarrolladas por Krishnamacharya e Iyengar.

Yoga,beneficios para el cuerpo y la mente
Avalado por la ciencia

A partir de los años setenta, el yoga comenzó a popularizarse en Occidente, sin embargo, no fue hasta finales de los ochenta cuando comenzó a llamar la atención de la comunidad científica. Desde entonces varios estudios han demostrado que el yoga no solo ayuda a mejorar la condición física de quienes lo practican, sino que también reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso es utilizado como complemento en tratamientos contra la ansiedad y la depresión.

Desde el comienzo de la práctica yóguica las personas que desenvuelven las asanas y los pranayamas sienten un incremento en áreas como la fortaleza, la resistencia o la flexibilidad, descansan y duermen mejor, alcanzando a nivel mental mayor concentración, paz y estabilidad emocional.

Los cambios que produce la práctica

Alivia el dolor

En un mundo donde las dolencias musculares son las que mayor incidencia tienen en el absentismo laboral, el yoga puede proporcionar un gran alivio a los dolores de espalda moderados.

Reduce el estrés

Un estudio de la Universidad de Ohio (EEUU) publicado en la revista Psychosomatic Medicine reveló que, cuando se someten a estrés intenso, los cuerpos de los yoguis responden con menor intensidad que aquellos que llevan una vida sedentaria.

Disminuye el insomnio

Sus posturas para estirar y relajar músculos, junto con los ejercicios coordinados de respiración que ayudan a disminuir la frecuencia cardíaca, nos preparan para el sueño.

Mejora la flexibilidad

Cuanto peor sea el nivel en este sentido más evidente será la progresión y ganancia en flexibilidad. Además, también se entrena el equilibrio, con posturas que pueden ser un reto.

Combate la depresión

Diversos estudios han mostrado que los sujetos que practicaron yoga durante varias semanas notificaron una notable reducción en los síntomas de depresión al finalizar la prueba a la que se sometieron, así como en los meses siguientes.