Todas las farmacias canarias tienen el sistema contra los fármacos falsos

09/02/2019

Hoy entra en vigor el SEVeM de lucha contra la falsificación de medicamentos. Como dispositivos de seguridad se incorporan a las etiquetas un código QR y un sello o precinto a todos los envases

Las 760 farmacias de Canarias cuentan con la tecnología necesaria en sus cajas registradoras para adaptarse el nuevo sistema antifalsificación de medicamentos que este sábado entre en vigor conforme a lo establecido por la Unión Europa para prevenir la entrada de fármacos falsos en la cadena de distribución. La adaptación a la Directiva Europea ha costado a las farmacias canarias reorganizar su método de recepción de pedidos y cobro al cliente y una inversión mínima de 150 euros por establecimiento.

Las farmacéuticas han incorporado en el envase de los medicamentos dos dispositivos de seguridad: un identificador único o código bidimensional (BiDi o QR), que identifica individualmente el envase, y un dispositivo contra manipulaciones, consistente bien es un sello, bien en un precinto que permite comprobar visualmente si el envase ha sido manipulado o no.

Las farmacias, por su parte, han tenido que dotarse de lectores de códigos QR, cuyo coste ronda los 150 euros cada uno, y, además, según explicó ayer el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, Juan Ramón Santana, un sistema de comunicación directa con Nodofarma, la red de comunicaciones que conecta a todas las farmacias españolas de manera que todas tienen acceso a la misma información y servicios para la verificación de medicamentos.

«El 100% de las farmacias canarias están adaptadas» al Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM), aseguró Santana, que también indicó que «el paciente no se verá afectado de ninguna manera» con la puesta en marcha de este nuevo método, en tanto que «sólo supondrá cambios en la recepción y dispensación de la farmacia».

La diferencia que puede percibir el paciente en la caja de su medicamento a partir de ahora es que donde antes había un código de barras, que el farmacéutico recortaba para remitir al Servicio Canario de Salud (SCS), habrá un código QR que no se tendrá que despegarse del envase. Los próximos cinco años convivirán los códigos de barra y los QR en los envases, el tiempo de adaptación que ha dado Europa.

Todos los medicamentos, salvo los publicitarios (que no están incorporados al sistema de salud), los veterinarios y algunos productos sanitarios, están incluidos en el SEVeM.

Trazabilidad

Uno de los aspectos más importantes de la entra da en vigor del SEVeM hoy entra en vigor en todo el país es que el control casi se hace a a cada envase de fármacos.

José Ramón Santana, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, destaca precisamente este aspecto que redunda, dice, en la seguridad del paciente. «Es una gran ventaja» con respecto al sistema anterior porque va a permitir, dice Santana, por ejemplo, localizar con gran seguridad medicamentos dispensados que presenten algún problema.

El código QR identifica «cada caja», explica, de manera que «la trazabilidad del medicamento ya no se mide por lotes, sino en cada caja». Así, si un medicamento está en mal estado se «sabrá hasta que caja es», dice Santana. En el código QR, además, se incorporada la fecha de caducidad, algo que ahora solo está en la caja y no en el código de barras.

Las farmacias canarias fueron de las primeras en incorporarse a Nodofarma, por lo que su actividad hoy será de total normalidad, prevé Santana.