Sanidad no se responsabiliza del informe de las listas de espera

10/01/2020

Teresa Cruz dice que es un documento de trabajo que analiza la situación actual. Defiende el trabajo de los profesionales sanitarios, a los que asegura que participarán también en la consulta

Evidentemente no me responsabilizo de los análisis que se están haciendo» por parte de la «comisión de análisis» creada por la Consejería de Sanidad para identificar los problemas y buscar soluciones a las listas de esperas. Así respondía la consejera de Sanidad, Teresa Cruz, al requerimiento que le hacían los médicos después de conocer que los primeros expertos a los que se reunió en esa comisión –los gerentes y planificadores del Servicio Canario de Salud (SCS)– los culpabilizaban en parte del atasco de las esperas sanitarias.

La consejera indicaba, no obstante, que ese informe, que su propio departamento facilitó a CANARIAS7, es un documento de trabajo –«de diagnóstico», precisó– que se elaboró en una primera mesa de trabajo en la que se sentaron «44 profesionales de referencia, con un observador externo».

En una segunda fase de la «investigación» que llevan a cabo esas mesas de trabajo «participarán el conjunto de los profesionales del SCS», explicó Cruz. Esa fase, dijo, «se inicia ahora».

En este contexto, que emana de distintas iniciativas parlamentarias, entre ellas una auditoría que hicieron las dos universidades canarias, Teresa Cruz explicó que ni la Consejería ni ella como consejera de Sanidad pueden responsabilizarse de un documento que es parte de un análisis que, cuando se culmine, aseguró, llevará a que se tomen «las medidas para corregir, mejora, subsanar las listas de espera».

Cruz consideró que las esperas sanitarias en Canarias son «intolerables» y recordó que hay 160.000 personas en Canarias en lista de espera, «casi el 8% de la población», y «eso merece –dijo– un estudio riguroso».

En el primero de los análisis sobre las listas de espera dibuja un panorama de desorganización y descoordinación entre los niveles asistenciales y avisa de la «ausencia de protocolos de inclusión basados en pruebas científicas», por lo prima «el criterio clínico individual de cada médico».

Los expertos proponen regular jornadas de mañana y de tarde para los médicos en los hospitales y «actualizar y redimensionar las tarifas» quirúrgicas, unas medidas, creen, que contribuirían a acabar con la actual «disponibilidad reducida de especialistas» y con algunas «perversiones» de los planes puestos para reducir las esperas quirúrgicas.

La mejor herencia

Teresa Cruz lamentó este jueves que los representantes de los médicos «se hayan quedado con que no se cuenta con los profesionales sanitarios», cuando lo cierto, aseguró, es que «si hay algo bueno» que heredó en la Consejería, «sin duda, son los profesionales». Se refería Cruz a las críticas vertidas por el presidente del Colegio de Médicos de Tenerife, Rodrígo Martín, para quien es incomprensible que no se consultara a los profesionales a la hora de diagnosticar los problemas de las listas de espera. Martín consideró «insultante» el documento de los expertos.

Culpas a los médicos

Las críticas al contenido del documento de trabajo sobre los problemas y las posibles soluciones al atasco de las listas de espera en Canarias han sido múltiples y desde diferentes ámbitos, pero si hay un colectivo que se ha sentido especialmente agraviado es el de los médicos.

Si el miércoles el presidente del Colegio de Médicos de Tenerife, Rodrigo Martín, calificaba el informe de «insultante» y consideraba que estaba lleno de «inexactitudes y falsedades», este jueves el presidente del Sindicato Médico de Tenerife, Levy Cabrera, apuntalaba lo que decían tanto Martín como su compañera de Las Palmas, Carmen Nuez, para echar en cara a Sanidad que «no se puede culpar a los médicos de una situación que ha generado la Administración».

Cabrera, como ya habían manifestado Martín y Nuez, aseguró que, contrariamente a lo que dicen los expertos en el informe, «no son los médicos los que dicen a quién se opera, ni cuando, sino que es la Administración la que lleva la lista de espera y la que le dice al médico lo que hacer».

Para Levy Cabrera, el hecho de que «den a entender que los médicos programan las intervenciones por la mañana para poder liberarse por la tarde e ir a la privada algo que es falso –puntualizó– y supone un desconocimiento absoluto del funcionamiento de los servicios».

Los médicos, aseguró, «no tiene problema en trabajar en jornada de tarde, pero eso supondría duplicar el personal». Serían necesarios no solo más cirujanos, sino enfermeras, auxiliares, celadores, equipos de limpieza, además de tener a pleno rendimiento servicios como las unidades de recuperación, el banco de sangres, la esterilización del material o las unidades de análisis clínicos, además de camas hospitalarias. Y eso, aseguró Cabrera, «representa mover toda la infraestructura hospitalaria y muchísimo dinero». «Ese es el verdadero problema», concluye.

También en redes sociales son muchos los profesionales médicos que han criticado el informe de los expertos del Servicio Canario de Salud (SCS).

Ha habido quien sostiene que «tal vez si los expertos pisaran un hospital y se preocuparan de averiguar cómo funcionan las cosas las conclusiones serían otras sin lugar a dudas» y otros que califican el documento de «soberana estupidez» elaborada por «ignorantes» y duda de que hubiera gerentes de hospitales que conocen como funcionan, dice.