Nuevo protocolo de atención sanitaria a personas trans

22/03/2019

El documento, pionero y el más innovador que existe en el país, recoge las actuaciones en atención primaria y hospitalaria para normalizar la asistencia a este colectivo e incluye la creación de la figura del gestor de casos que se encargará de asesorar, apoyar y orientar al paciente durante todo su proceso.

Después de diez años el Servicio Canario de Salud y los colectivos LTGBI disponen de un protocolo de atención sanitaria a las personas trans que consensua la actuación de los profesionales y establece un circuito específico con profesionales sensibilizados y especializados para facilitar el desarrollo personal y la calidad de vida de estas personas en cualquier etapa de su vida, aunque el documento hace especial mención a la realidad de la infancia y adolescencia trans.

«Ha sido un trabajo arduo y largo incluso, a veces, enconado, pero que ha tenido un final feliz y la sanidad canaria dispone de un protocolo novedoso y más progresista del país con un cambio en el planteamiento asistencial y despatologizador para las personas trans», enfatizó ayer la médico Joana Cabrera, en representación de Gamá y quien habló en nombre de los 14 colectivos –Transboys, Transgirls, Libertrans, Gamá, Crysallis Canarias, Aperttura, Algarabia, Diversia, Aranda, Draga, Equal, Lanzate, Altihay, Violetas– que participaron en la elaboración del citado documento junto a profesionales de los servicios de Endocrinología, Ginecología, la Dirección General de Programas Asistenciales del SCS.

Representantes de los colectivo, José Manuel Baltar, consejero de Sanidad, y Elizabeth Hernández, directora general de Programas Asistenciales del Servicio Canario de Salud (SCS) dieron a conocer en rueda de prensa la hoja de ruta que articula el «cambio en el planteamiento asistencial para las personas trans y que se apoyará en la figura del gestor de casos que se encargará de asesorar, apoyar y orientar al paciente durante todo su proceso».

El consejero, por su parte, precisó que el objetivo era consensuar las acciones de los distintos profesionales basando las líneas de actuación en los estándares internacionales que incluyen «criterios objetivos y despatologizadores para prestar una atención sanitaria de calidad» para prestar una atención sanitaria de calidad con criterios de efectividad y eficiencia ajustada a los recursos disponibles en el Servicio Canario de Salud. Se trata de un documento de «consenso, colaborativo y sustentado en la igualdad, equidad, accesibilidad y el cuidado integral desde el respeto a la autonomía y dignidad personal», agregó.

El nuevo protocolo recoge las actuaciones que se deben realizar en atención primaria y hospitalaria para normalizar la asistencia a este colectivo, asegurando su remisión y tratamiento en las Unidades de Acompañamiento a las personas Trans (UAT), donde se «priorizará el desarrollo de la identidad sentida por la persona y respetando lo que cada paciente plantee en su proceso en cuanto a tiempos y tratamientos, facilitándole información veraz y adecuada en cuanto a resultados esperados y efectos secundarios», explicó la administración sanitaria.

Según resaltó Hernández, el gestor de casos deberá» tener sensibilidad, formación específica y experiencia acreditada» en la atención a personas trans y abordaje de la sexualidad. «Será un profesional sanitario que acompañará y apoyará en las dificultades» que puedan surgir durante todo el proceso: repercusiones emocionales, síntomas depresivos, ansiosos, ajuste en la vida cotidiana, entre otras, agregó.

El SCS, después de Cataluña, fue en 2015 la segunda Comunidad Autónoma en conseguir oficialmente la modificación del nombre en la tarjeta sanitaria por el nombre sentido o social siendo, por otro lado, la primera que cuenta con el cambio en la mención relativa al sexo en la tarjeta sanitaria. 395 personas han realizado su cambio de nombre en la tarjeta sanitaria individual, de los cuales 236 son mayores de 17 años, 51 de entre 15 y 17 años y 108 menores de 15 años.