Plan de vuelo: lidiar con algo desconocido

03/06/2020

El Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias lleva a cabo una labor primordial de cara al desplazamiento aéreo de material y equipos sanitarios entre islas, durante un momento crítico motivado por la covid-19

La cooperación y la coordinación resultaron factores determinantes para atajar desde la raíz la crisis sanitaria del coronavirus en Canarias. La capacidad de readaptación ante una situación excepcional marca la diferencia y así lo demostró el Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias (GES), armado con seis helicópteros multiservicios habituados a las búsquedas, a los rescates y a la lucha contra los incendios forestales, pero, además, con el plus de poder ofrecer apoyo logístico, un aspecto que multiplicó su importancia en pleno instante crítico por la covid-19 y con el espacio aéreo y marítimo tremendamente limitado en el estado de alarma, transportando material sanitario de carácter urgente entre los centros hospitalarios de las islas.

La implicación del GES, compuesto por el equipo de aire con 70 efectivos, de tierra con 11 y de técnicos con seis -con protocolos especiales y cuarentenas para evitar bajas y mantener el servicio-, se antojó imprescindible a nivel de apoyo y de intervención cuando aterrizaron en el archipiélago los primeros aviones procedentes del exterior con materiales sanitarios del equipo de protección individual, como mascarillas o batas, entre otros, y también de análisis, estando en contacto permanente con el Servicio de Urgencias Canario (SUC) y con la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

«El primer transporte que se hizo con los helicópteros fue coger unos hisopos que había para el análisis de covid-19, que llegaron en un avión a Fuerteventura y se necesitaban de forma urgente en el Hospital Universitario en Tenerife. A partir de ahí, muchas veces se trataba de los materiales desde las centrales de almacenamiento que tiene Sanidad en el Hospital Universitario de Canarias y en el polígono de El Goro a los distintos hospitales», explica el jefe regional del Servicio de Protección Civil y Atención de Emergencias, Florencio López Ruano, a este periódico, al tiempo que agrega que, en esas ocasiones, se ejecutaba «una especie de carrusel» entre los diferentes puntos de recogida y de entrega en las islas con el propósito de lograr que «en cosa de tres o cuatro horas teníamos repartido un material urgente a todos los hospitales».

Florencio López ahonda en que esas maniobras colectivas para agilizar el tiempo de recogida y de entrega de materiales sanitarios en pleno estado de alarma se realizó en cinco ocasiones con la intervención de dos o tres helicópteros. «Cuando había que mandar de Gran Canaria a Tenerife, el volumen de material ya obligaba prácticamente a un transporte exclusivo, mientras que para las otras islas con un helicóptero conseguías hacer todo el reparto a la vez», expone.

Asimismo, resalta la implicación de su grupo humano en el estudio de seroprevalencia para conocer la dimensión real del coronavirus, que tuvo lugar a finales de abril con la necesidad de que se realizara en todas las comunidades a la vez. «Ese material llegó in extremis a Canarias por los problemas de comunicaciones con la península, por lo que tuvimos que hacer otro carrusel rápido de este tipo para repartir a todas las islas y que los análisis se hiciesen a la vez en todas las islas», destaca sobre una planificación pensada y cumplida con éxito.

equipo de tierra. El conjunto de búsqueda y rescate por tierra, con apoyo logístico y despliegue en situaciones de grandes emergencias, asistió al grupo de aire, pero también a las personas confinadas con impresoras 3D para fabricar las pantallas de protección, facilitando y recogiendo el material para acercarlo a los centros de coordinación y, en un proceso de compenetración con las protecciones civiles de todos los ayuntamientos, reunirlo en los lugares críticos.

Además, Pérez valora la labor «encomiable» en los aeropuertos a inicios del confinamiento «total», indicando el GES tierra a los turistas que regresaban a sus países de origen que mantuvieran el distanciamiento social.