Bienestar & salud

Leer: medicina para el cerebro

01/10/2018

La lectura no tiene contraindicaciones y es recomendable a todas las edades. Esta actividad cotidiana contribuye a estimular la actividad cerebral.

Perderse entre páginas es un hábito recomendable por muchos aspectos, entre ellos, porque estimula nuestro cerebro, fortaleciendo las conexiones neuronales y aumentando la reserva cognitiva del mismo, un factor que se ha demostrado que es protector ante enfermedades neurodegenerativas.

Según afirma el doctor Guillermo García Ribas, neurólogo del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), más allá de ser un mero pasatiempo, la lectura es «un proceso complejo en el que intervienen varias áreas de nuestro cerebro y que tardamos unos diez años aproximadamente en conformarlo y alcanzar su plena madurez».

Se desarrolla en el hemisferio izquierdo y la corteza inferotemporal -zona encargada de detectar y reconocer las palabras escritas- transmite la información a otras áreas. «Una parte del cerebro está especializada en la interpretación de los símbolos, de manera que somos capaces de utilizar una comunicación no verbal. Algo único en el reino animal, ya que solo es propio de la especie humana. Dichos símbolos se agrupan, se ordenan y se vinculan para poder ser entendidos», afirma el experto.

Además de cultivar nuestra mente, siempre se ha hablado de que tiene el poder de prevenir el deterioro cognitivo producto de algunas enfermedades como el alzheimer que, aunque no es preventivo de la enfermedad, al incrementar la eficiencia de las neuronas con la lectura, habría que perder muchas más conexiones para que se empezara a notar los primeros síntomas. Lo que sí está demostrado es que disminuye el impacto de la enfermedad si se mantiene una lectura activa.