La lucha contra el coronavirus

«La primera vacuna puede que funcione poco»

05/06/2020

El ministro Pedro Duque destaca que dos investigaciones españolas contra el coronavirus ofrecerán resultados antes de final de año.

ETIQUETAS:

La carrera para encontrar la vacuna contra el coronavirus y, sobre todo, para conseguir que llegue al conjunto de la población puede estar plagada de obstáculos. Así lo cree el ministro de Ciencia, Pedro Duque, que intentó este viernes rebajar las expectativas más optimistas. «Puede que la primera vacuna se publicite mucho, pero que funcione poco», aseguró Duque, que abogó por evitar, también en este punto, la presión de la ciudadanía, que exigirá disponer cuanto antes del tratamiento.

«Habrá una tensión que desde las áreas científicas de los gobiernos tendremos que modular», admitió. «Serán nuestros departamentos los que tengan la responsabilidad de aconsejar al Gobierno sobre dónde poner el dinero y dónde no, sin someternos a las presiones de los medios», dijo el ministro, que explicó que el Ministerio de Ciencia y el de Sanidad siguen «todas las posibilidades de vacuna del mundo». «Vamos a decidir lo mejor posible, pero déjennos trabajar», pidió Duque en una entrevista en la cadena Cope.

Por el momento, la farmacéutica norteamericana Moderna parece liderar la búsqueda del remedio contra el virus, aunque este viernes la británica AstraZeneca anunció que espera resultados en septiembre sobre la eficacia de la vacuna en la que está trabajando con la Universidad de Oxford, que con la financiación del Gobierno de Boris Johnson, se ha asociado con la multinacional para fabricar y distribuir en todo el mundo el avance que está desarrollando.

Los ensayos clínicos con humanos comenzaron a finales de abril en el Reino Unido y está previsto que lo hagan este mes en Brasil, uno de los países más azotados por la pandemia. La universidad y la farmacéutica decidieron comenzar la producción incluso antes de conocer los resultados para ganar tiempo.

Por su parte, Pedro Duque resaltó que en España existen diez investigaciones avaladas con fondos públicos que «desde hace tiempo» buscan un remedio contra la Covid-19. Y en concreto, el ministro destacó dos, las de los científicos Mariano Esteban y Luis Enjuanes, y subrayó que ambas pueden ofrecer resultados antes del final de año.

Esteban, el gran especialista español en vacunas, trabaja con un virus atenuado similar al de la viruela, que carga con una proteína del nuevo para el que quieren crear una vacuna, en este caso, el SARS-CoV-2. Sin embargo, Duque puso más enfásis en el Enjaunes, uno de los virólogos españoles más importantes y una institución respecto a los coronavirus. Utilizando la base de trabajos anteriores, el equipo de Enjuanes construye sintéticamente el virus a partir de sus componentes, pero elimina los genes responsables de que cause la enfermedad. Respecto a las otras ocho que están siendo financiadas por su departamento, el ministro empleó una expresión coloquial: «Algunas están más avanzadas, otras son especulativas, pero estamos tirándole a todo por si acaso».

La gestión del Gobierno

Duque defendió la gestión del Gobierno durante la crisis del coronavirus y negó que no se atendieran los requerimientos de las instituciones sanitarias globales sobre, por ejemplo, la necesidad de evitar concentraciones multitudinarias. «Yo no conozco ninguna alerta internacional que se haya desoído. Lo que estábamos intentando todos los gobiernos de Europa era evitar la transmisión comunitaria y en cuanto llegaron datos de que en España se estaba produciendo, tomamos decisiones y en pocos días se decretó el estado de alarma. Quizá podría haberse hecho un día antes, pero no mucho más», afirmó.

A su juicio, la manifestación del 8-M no fue el momento de la explosión de la pandemia en España. «Mucho más habríamos tenido que cortar los transportes públicos, los restaurantes, los cines... A toro pasado, todos sabemos lo que habría que haber hecho», aseveró Duque, que insistió: «No creo que se pueda decir que los ministros tuviéramos una información y que la hubiéramos ocultado. Es sectario pensarlo. Lo que ocurrió es que en esos momentos no se sabían las cosas, la ciencia no fue lo bastante rápida para determinar, por ejemplo, que los asintomáticos también contagiaban».