Sanidad

Cinco ancianos llevan tres meses viviendo en Urgencias

12/01/2018

Cinco ancianos, de 70 a 85 años, permanecen con el alta médica desde el pasado mes de octubre en los servicios de Urgencias de los hospitales grancanarios Insular y Negrín en espera de que se les asigne una plaza sociosanitaria. El personal lamenta que no tengan criterio para un ingreso en planta.

No tienen criterio para un ingreso hospitalario, pero «tampoco existe alguno moral o ético para buscar soluciones urgentes para estos ancianos que se merecen un trato más digno y la comodidad de una cama en un centro sociosanitario». Estas críticas provienen de los profesionales de este área del hospital Insular de Gran Canaria donde, en concreto, permanecen cuatro pacientes, de 70 a 85 años, en espera desde el 16 de noviembre a que se resuelvan los expedientes que les de traslado a una residencia.

El personal del servicio «lamenta» la situación en la que se encuentran estos cuatro ancianos «para los que no hay camas en planta porque cuentan con el alta médica, ni plaza en un centro concertado, ni un espacio concreto en Urgencias por lo que son reubicados en función de las necesidades del servicio».

En estos momentos se encuentran en el pasillo de observación donde se supervisa a los pacientes más graves como los que han sufrido accidentes cerebrovasculares o infartos, según explican los propios profesionales que les atienden. «Hasta hace unos días compartían con pacientes psiquiátricos la unidad de atención a patologías mentales –una sala cerrada, sin ventilación ni luz– pero el ingreso de personas con problemas de salud mental obligó a su desplazamiento a otra zona de Urgencias», dicen. El quinto caso corresponde a un varón que ocupa desde octubre una cama en una de las áreas de observación de Urgencias del hospital Doctor Negrín. Este tipo de denuncias vuelve a dejar al descubierto la debilidad del sistema sociosanitario de Canarias, apuntan.

En junio de 2017 trascendió a la opinión pública, incluso traspasó las fronteras de la comunidad autónoma canaria, el caso de dos hombres de 71 y 79 años que pasaron seis meses en Urgencias del hospital Insular a la espera de una plaza en un centro especializado, ya que sus familias no podían hacerse cargo de ellos.