canarias es autónoma en corazón

17/01/2018

La consolidación e integración de los servicios de cirugía cardiaca de los hospitales Doctor Negrín y Materno-Infantil liderado por el cirujano Francisco Portela ya es una realidad. En un años ha logrado junto a su equipo de nueve expertos elevar el estándar de calidad de esta cirugía en Gran Canaria.

Objetivo cumplido. Gran Canaria es, por fin, autónoma en cirugía cardiaca. En especial, en el campo de la cardiopatía congénita y, sobre todo, en la pediátrica. En enero de 2017, después de varios años buscando soluciones fuera de Canarias, el Servicio Canario de Salud (SCS) incorporó a su equipo de profesionales a Francisco Portela, cirujano cardiaco de reconocido prestigio en la atención tanto a adultos como a niños, para liderar y coordinar los servicios de cirugía cardiaca de los hospitales universitarios de Gran Canaria Doctor Negrín y Materno-Infantil, ambos centros de referencia para esta especialidad. «Era un gran reto» porque el objetivo estaba en «dar estabilidad a ambos servicios, en los que resolvieran sus propios profesionales y después de varios meses de duro e intenso trabajo podemos estar orgullosos de haber logrado servicio autónomo, operativo y funcional», resalta.

Para este cirujano, de origen gallego, que abandonó su jefatura de sección de Cardiopatía Congénita del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), era fundamental tener «cierta elasticidad y tener una capacidad de trabajo acorde con la necesidad de los servicios: provincial para la patología de adultos y cubrir la comunidad autónoma para niños y la patología congénita del adulto para colocarlos al nivel merecido».

La integración global de los servicios «se ha logrado. Ya hay planes que están funcionado y otros que están en camino», explica Portela, que puntualiza que el servicio «tiene potencial para ser uno los mejores del país. Cuento con un magnífico equipo joven y renovado, nueve cirujanos que cubren ambos hospitales (dos en el Materno y seis en el Negrín). Yo estoy a camino entre Materno –martes y miércoles– Negrín; unas veces opero y otras, ayudo en quirófano».

En su primer año de actividad en el Doctor Negrín, la labor asistencial ha ocupado al especialista «mucho tiempo porque había mucha carga de trabajo», pero que, en cualquier caso «los objetivos se han cumplido y se ha observado un buen cambio que la población afectada ha agradecido». «Somos autónomos en niños y en adultos hemos mejorado en la calidad de la cirugía coronaria», matiza.

Portela resalta que el nuevo equipo realiza en los hospitales canarios todas las cirugías habituales» en cualquier otra parte de España. En líneas generales, se ha aumentado entre un 25-30% la cirugía cardíaca solo en un año, entre ellas 56 cirugías extracorpóreas y 90 procedimientos. Solo se ha derivado excepcionalmente un paciente para una intervención de transposiciones de vasos a Madrid. «Debemos tener proyección y seguir operando porque así cada vez se hace mejor al continuar aprendiendo, en especial en el Materno», afirma.

personal y quirófanos

Francisco Portela resalta que «cuando operas más, operas mejor, y sobre todo, además operas enfermos en buenas condiciones físicas y de salud y antes de que se deterioren. Para ello, necesitamos más quirófanos». La cirugía cardíaca en ambos hospitales parten de un estandar «muy bajo y tenemos que elvar el nivel, especializar un poco más a enfermeras, anestesistas porque con los cirujanos que tenemos vamos bien».. «Tenemos que jugar en las grandes ligas, jugar para Champions, y yo vengo para que el servivio no esté en descenso y sin podemos ganar el campeonato», concluye.

Las esperas bajan de un 23 a un 5%.

San Donato y La Paz. Cuando Portela llegó a Gran Canaria ya conocía que debía resolver un problema «muy importante: cómo tratar a los niños con cardiopatías porque a los de adultos ya se le atendían». El cirujano habla sin tapujos de los convenios que se firmaron con el Policlínico de San Donato y el Hospital de La Paz, que contaban con cirujanos excelentes pero no arreglaban la situación». «Se necesitaba fichar a un experto que ejerciera aquí sin tener que ir y venir cada cierto tiempo», sentencia.

Criterio de calidad. El cirujano cardiaco explica que en el Negrín e Insular se está operando «un tercio de nuestros pacientes de cirugía coronaria aislada, se realiza cirugía coronaria en arterias o revascularización arterial utilizando pocas venas de las piernas. Además, cirugía reparadora de las válvulas, en concreto la mitral y hemos pasado de reparar un 6% de válvulas al 40-50%. Todos estos programas son criterios de alta calidad de cirugía que se ha logrado en un año en el Negrín e Insular. También los programas especiales pediátricos en el Materno se han incrementado en un 20-25%.

Cirugías. En el global de cirugías se ha aumentado un 30% y las programadas un 40% respecto a 2016. En el total, 320 cirugías mayores, 400 procedimientos menores y 500 estándar. Las urgencias han disminuido «porque se gestiona mejor el servicio y los pacientes se operan cuando se tienen que operar», dice Portela.

Esperas. El especialista incide en la disminución de las listas de espera «claramente en pacientes que llevan más de seis meses de demora por una intervención ha caído desde el 23 a un 5% en 2017».