Canarias cura a 4.010 afectados de hepatitis C en cuatro años

23/02/2019

El Servicio Canario de Salud ha tratado con antivirales de última generación a 2.764 hombres y 1.246 mujeres con una tasa de éxito del 98,1% gracias al plan estratégico de erradicación

Unos 4.010 pacientes afectados de hepatitis C –2.764 hombres y 1.246 mujeres– han recibido su tratamiento de antivirales de última generación en los cuatro años que lleva en marcha el Plan Estratégico para el abordaje de la Hepatitis C en Canarias lo que supone 2,33 pacientes por cada 1000 habitantes, y alcanzado una tasa de curación (sin carga viral) del 98,1% de los casos, según los datos que maneja la Consejería de Sanidad. Del total, 978, el 26,1%, ya habían sido tratado anteriormente con fármacos que no dieron el resultado de curación.

La aparición de los antivirales de acción directa provocó un cambio significativo en el tratamiento de estos los pacientes crónicos, que se comenzó a aplicar en 2014, y que ha beneficiado a las 1.326 personas afectadas en fase 4 (el grado más grave de fibrosis hepática), seguidas de 696 personas en fase 3, otros 906 en fase 2, 835 en fase 1. Los 247 restante se encontraban el fase inicial de las enfermedad.

Cabe recordar que la hepatitis C es una enfermedad infecciosa que afecta al hígado y que no suele presentar síntomas hasta fases avanzadas de la enfermedad, de ahí que se estime que en Canarias hay aproximadamente 10.000 pacientes con hepatitis C en las islas que desconocen que tienen la enfermedad, y es muy importante en incidir en el diagnóstico precoz ya que prácticamente el 100% de los infectados tiene cura con tratamiento.

Según Javier García-Samaniego, coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas España, hay más de 50.000 personas sin diagnosticar en toda España. El experto participó en la presentación el pasado miércoles de Diez políticas clave para el objetivo #cerohepatitis, un documento que ha sido consensuado hepatólogos, infectólogos, microbiólogos y otros especialistas, en el que se expone los deberes pendientes en este campo y que pretende servir de guía a las autoridades sanitarias.

Apuntó la misma fuente que es «prudente» recomendar una estrategia de cribado de la población general a la espera de conocer «bien» los resultados de la encuesta de seroprevalencia del Ministerio de Sanidad, si bien los expertos «verían con buenos ojos» una medida similar a la de Cantabria, con una estrategia de cribado poblacional de personas entre 40 y 70 años.