Sanidad suspende la concesión de vacaciones

El SCS podrá suspender los permisos, licencias, vacaciones y excedencias autorizados antes del mediodía de este viernes si no puede garantizar la prestación de servicios ante la emergencia por el coronavirus.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El Servicio Canario de Salud (SCS) podrá suspender los permisos, licencias, vacaciones y excedencias autorizados antes del mediodía de este viernes si no puede garantizarse la prestación de servicios ante la situación de emergencia declarada por el coronavirus. Esta suspensión no puede afectar, en ningún caso, a los permisos y licencias relativos a nacimiento o adopción, riesgo durante el embarazo o la lactancia, violencia de género y como víctima de terrorismo, ni a la excedencia por cuidado de hijo o de familiar.

Así figura en la instrucción dictada por la directora de SCS, Blanca Méndez, por la que se adoptan medidas excepcionales del personal adscrito a los servicios sanitarios con motivo de la alerta internacional declarada por la Organización Mundial de la Salud. La instrucción se dicta para procurar la cobertura, en todo momento, de las necesidades asistenciales derivadas de la emergencia sanitaria declarada.

La instrucción señala que durante el periodo en que continúe la situación excepcional ocasionada por el avance y desarrollo del Covid-19 no se autorizará la concesión de vacaciones.

Podrá concederse, con carácter excepcional excedencia para cuidado de hijos o familiares, siempre que se garantice la cobertura de las necesidades asistenciales derivadas de la situación excepcional. Si se concediera, no podrá disfrutarse simultáneamente por ambos progenitores o cuidadores, si ambos trabajan en la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Mientras se mantenga la situación excepcional, en caso de denegación de permisos, vacaciones y excedencias podrán adoptarse, excepcionalmente, todas aquellas medidas de flexibilización de la jornada ordinaria que permitan integrar el deber de prestar asistencia sanitaria a la población con el derecho a la conciliación personal y familiar del personal. Para ello, se podrán disponer medidas como la reordenación y ajuste de cambios de turnos, implantación de jornadas deslizantes, o cualquier otra medida de flexibilización en la distribución del tiempo de trabajo que permita prestar la asistencia sanitaria necesaria y atender la conciliación personal y familiar del personal.

En todos los casos deberá garantizarse el descanso obligatorio de los trabajadores.