Sánchez y Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, el pasado lunes. / EFE

Sánchez abre la puerta a que el Congreso investigue abusos en la Iglesia

La aprobación de la comisión parlamentaria depende del voto del PSOE. Ciudadanos adelanta el apoyo a la propuesta registrada en el Congreso por Unidas Podemos, Esquerra y EH Bildu

A. AZPIROZ

La posibilidad de que una comisión del Congreso investigue los abusos sexuales a menores que se han producido dentro de la Iglesia católica en las últimas décadas depende ya solo del PSOE, que con sus votos aportaría la mayoría necesaria para superar la tramitación en la Cámara baja.

Pedro Sánchez no se cierra a apoyar la comisión, según señaló este jueves al ser cuestionado al respecto. Aún más, tampoco descarta que el Gobierno pueda aprobar medidas sobre este asunto. El único pero que pone el jefe del Ejecutivo es el de reunirse antes de tomar una decisión con las víctimas. La próxima semana lo hará ya con el escritor y Premio Nadal Alejandro Palomas, que los sufrió cuando cursaba quinto curso de EGB en La Salle de Premià de Mar (Barcelona). Parece del todo improbable, no obstante, que las víctimas no vayan a exigir que se lleven a cabo todas las acciones necesarias para esclarecer los abusos, por lo todo apunta a que el PSOE prestará su apoyo a la iniciativa parlamentaria. Adriana Lastra resaltó que el PSOE evaluará al milímetro su posición. «Nosotros siempre estamos del lado de las víctimas, somos el partido mayoritario, tenemos esa responsabilidad y vamos a estudiar atentamente esa petición de comisión de investigación. No nos cerramos a ella», señaló en TVE la número dos socialista.

La propuesta de crear una comisión la registraron el miércoles en el Congreso Unidas Podemos, Esquerra y EH Bildu, y este jueves Ciudadanos anunció que la apoyará. Según el portavoz de los liberales, Edmundo Bal, este es un asunto «alarmante», de claro «interés público», sobre el que la ciudadanía tiene derecho a «conocer la verdad». A falta de que el PSOE se decida, solo PP y Vox se han posicionado abiertamente en contra de esta comisión, que incluso ha llevado a Ciudadanos a respaldar una iniciativa presentada nada menos que por sus enemigos acérrimos: Unidas Podemos y las formaciones independentistas.

Constitución de la comisión

De terminar por aprobarse en el pleno del Congreso, la comisión de investigación deberá constituirse antes de 30 días y la duración de los trabajos será de «seis meses desde su constitución», aunque podría ser prorrogada. La Comisión estará compuesta por cuatro representantes de cada grupo parlamentario con más de 50 diputados en la Cámara y dos del resto de grupos.

La jerarquía eclesiástica ha optado por abrir oficinas de atención en las diócesis para escuchar las quejas y denuncias que se presenten, aunque ha descartado someterse a una evaluación externa, como han hecho las iglesias de Francia Bélgica, Irlanda, Alemania o EE UU. A la luz de esas investigaciones, la proporción de clérigos implicados en estas agresiones oscila entre el 3% y el 4%.