Borrar
13 zonas para las alertas por calor en las islas: «Queremos afinarlo un poco más»

13 zonas para las alertas por calor en las islas: «Queremos afinarlo un poco más»

Canarias estrena este verano el nuevo plan nacional para prevenir las muertes por altas temperaturas, pero quieren mejorarlo de cara al próximo año

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 24 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Canarias se ha adaptado este año al nuevo sistema de alertas para el Plan de Prevención de los Efectos del Calor que ha establecido el Ministerio de Sanidad y que pretende reducir al mínimo las muertes atribuidas a las altas temperaturas por lo que divide el territorio insular en 13 zonas. Pero el archipiélago quiere «afinar un poco más» y contar con unas zonas «más adaptadas» a la realidad canaria, explica Eduardo García-Ramos, técnico de la Dirección General de Salud Pública.

El año pasado, según las estimaciones del sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo), el exceso de mortalidad por el calor fue de 3.009 casos en España, y de ellos, 115 en Canarias.

Con este nuevo sistema se ha pasado de considerar la alerta provincial a establecerla por zonas «consideradas áreas de territorio homogéneas desde un punto de vista climatológico en cuanto al comportamiento de las temperaturas diarias» según los criterios de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), lo que se combina con las estadísticas de muertes asociadas al calor que elabora el Instituto Carlos III, por lo que Sanidad habla de zonas de «meteosalud».

LA CIFRA

  • 32,5º es la temperatura a la que se empieza a considerar que la población del oeste de La Palma está en riesgo. Es la más alta que se ha establecido en el archipiélago en el plan de prevención.

En el archipiélago serán un total de 13. Tres en Gran Canaria, tres en Tenerife y tres en La Palma quedando Fuerteventura Lanzarote, La Gomera y El Hierro con una para toda la isla. Sin embargo, la Consejería de Sanidad quiere «adaptar esa filosofía» a la idiosincrasia de las islas.

Sin embargo, recuerda García-Ramos, en Canarias se dan ciertas peculiaridades que hacen que esta división se pueda ajustar más, y pone un ejemplo. «Hemos tenido un problema con el tema de los traslados de enfermos graves de las islas no capitalinas a los hospitales de Gran Canaria y Tenerife. Muchas veces el paciente no lo supera y muere en los grandes hospitales y esa mortalidad no se asocia a la isla de la que procede sino a Tenerife o a Gran Canaria porque mueren allí. Es un dato que tenemos que corregir con las cifras del Instituto Canario de Estadística (Istac) para valorar que esa persona era residente en otro lugar». Además, señala, se corrigieron las temperaturas de La Gomera y El Hierro, que se habían elevado a 35,8 grados centígrados y a 34,8, y estamos en discusión con el oeste de La Palma», zona en la que se ha marcado la temperatura más alta del archipiélago para considerarla peligrosa para la salud, 35,2º. «La mortalidad no nos sirve cuando la gente que ha fallecido no lo ha hecho en la isla de la que procese», insiste el experto.

Temperaturas para la alerta

De momento, hasta que no se cambie como pretende Salud Pública y se adapte aún más a las islas, este año las zonas de meteosalud en las islas serán esas 13. La Palma ejemplifica la temperatura más alta de todo el archipiélago a partir de la cual se entiende que hay riesgo vital para las personas, 35,2º en la zona oeste, y la más baja de todas las islas, 30,2º en la zona este, mientras que en las cumbres de la isla bonita la máxima de impacto sobre la salud es de 35º.

En Gran Canaria se establecen también tres zonas, la capital y el norte de la isla, que pueden llegar a 32,4º, las cumbres, cuyo límite es 33,2º y el sur, en donde se puede llegar a los 34º antes de decretar la alerta.

En el caso de Tenerife las temperaturas de sus tres zonas son inferiores a las de Gran Canaria. Así, en el área metropolitana se establece el limite de 30,9º, en el norte en los 31,5º y en el sur en los 33,9º.

En Lanzarote, que es considerada una única zona, el mercurio puede llegar a los 34,4º, mientras que en Fuerteventura, que está en el mismo caso, es una única zona, se rebaja a 34º.

En La Gomera la máxima será de 33º y en El Hierro de 31,5º.

En España se han determinado un total de 182 zonas y entre la temperatura más alta, la de la campiña cordobesa que se sitúa en 40,4º, y la más baja, la costa de Asturias con 23,9º hay 16,5º de diferencia. «No es lo mismo los 35º de Córdoba que los 25º de Lugo, por ejemplo. La mortalidad empieza en un nivel diferente porque en unas zonas la gente está acostumbrada a unas temperaturas, sus casas están preparadas, y en otras no», explica García-Ramos.

119 muertes por altas temperaturas, y cuatro de ellas de «personas sanas»

En 2023, según las estimaciones del sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo), el exceso de mortalidad atribuible al exceso de calor en Canarias fue de 115 casos, 72 en la provincia de Las Palmas y 43 en la de Santa cruz de Tenerife. «Muchas veces esa mortalidad asociada al calor se produce en pacientes con patologías crónicas importantes. Es igual en época de frío con los procesos respiratorios. La gripe vendría a ser el elemento descompesador de la patología y el calor funciona igual, agrava el proceso crónico del paciente y le provoca la muerte», afirma Eduardo García-Ramos, técnico de la Dirección General de Salud Púbica.

En ese sentido, añade, sería evitable «en tanto en cuanto esa persona tenga unos cuidados o una prevención para que el calor no descompense esa patología de base».

Las que sí son completamente evitables son las muertes por un «golpe de calor». García-Ramos afirma que el año pasado en las islas fallecieron cuatro personas «sanas, sin patologías previas» haciendo senderismo. «No tienen en cuenta los avisos. Van a hacer las rutas solas o acompañadas de otra persona, pero en lo que el amigo sale corriendo a avisar a los medios sanitarios porque suelen estar en lugares con poca cobertura pasa el tiempo, además, los equipos sanitarios tardan mucho porque no tienen accesibilidad y se produce fallecimiento. No es lo mismo que una persona sufra un golpe de calor en mitad de Vegueta, donde puede ser atendida inmediatamente, que en un sendero», advierte.

De cara al año que viene, además, analizarán también otras muertes que pueden estar relacionadas con el calor en personas mayores. «En verano se produce un aumento de caídas porque el calor aturde, les puede dar un vahído, tropiezan y se caen padeciendo más fracturas de caderas y a veces la muerte y ya está demostrado en otros sitios que está relacionada con el calor».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios