Cómo detectar el cáncer de colon

La colonoscopia se utiliza no sólo para diagnosticar el cáncer de colon sino para el tratamiento mediante la resección de pólipos, aunque en ocasiones se ha de recurrir a la cirugía, explica el doctor Alberto Monescillo, especialista en Aparato Digestivo.

Este procedimiento, como sucede en el resto de técnicas endoscópicas, se utiliza no sólo para diagnosticar el cáncer de colon sino para el tratamiento mediante la resección de pólipos de diferente tamaño y localización; aunque esto no siempre es posible y en ocasiones se ha de recurrir a la cirugía para su eliminación.

Existen síntomas que pueden sugerir la presencia de un cáncer de colon pero su capacidad para predecir su existencia es muy baja. En cualquier caso, se debe descartar esta patología en pacientes con cambio reciente en su hábito intestinal y/o presencia de sangre en las heces y/o dolor abdominal tipo cólico de reciente comienzo así como anemia por falta de hierro y/o un test positivo de sangre oculta en heces, sobre todo a partir de los 50 años, que es cuando es más frecuente este tumor.

Respecto a la ejecución de la técnica, «dado que el colon no es recto (tiene curvas) y tenemos que introducir aire para distender sus paredes y poder ver la mucosa del colon en toda su extensión. Esto puede ocasionar dolor al paciente y por tanto, hoy en día se realiza mediante sedación profunda eliminando el dolor. La duración de la prueba puede variar dependiendo de la anatomía del colon del paciente, si hay que realizar algún tratamiento, el grado de limpieza del colon o de si hay que tomar biopsias si se ve alguna anomalía que lo precise. Por tanto, puede durar entre 10 a 60 minutos, aunque lo normal son 10-15 minutos», detalla el doctor Monescillo.

Para que la prueba se realice correctamente y pueda verse la mucosa del colon en su totalidad, este debe estar lo más limpio posible. Para ello el paciente debe realizar una dieta libre de fibra y semillas al menos 48 horas antes de la cita y tomarse unos purgantes en las horas previas.

Dado que la exploración se realiza con sedación profunda, el paciente debe venir, en ayunas, acompañado y no conducir a la salida. Al introducirle aire, este debe ser expulsado por el paciente después de concluir la colonoscopia y puede producir dolor abdominal cólico. Si se realiza alguna extirpación de uno o varios pólipos el paciente tiene que vigilar en su domicilio durante las 24-48 horas posteriores a la realización de la colonoscopia, la aparición de un dolor abdominal progresivo o la eliminación de sangre sola o con la deposición y que obliguen a descartar una posible complicación de la polipectomía endoscópica.

El diagnóstico del cáncer de colon requiere la confirmación siempre mediante la biopsia que se toma en el momento de la colonoscopia. A veces, cuando hay dudas hay que volver a repetir la colonoscopia y volver a tomar muestras.

Por último, «cuando extirpamos pólipos es importante saber si son benignos o malignos. Si son malignos, con la información que nos da el patólogo podemos saber si con la resección endoscópica, que se ha hecho durante la colonoscopia, es suficiente o si, además, hay que realizar una cirugía. Si son benignos según el tipo de pólipo que se observe en el microscopio, el número de pólipos extirpados y el tamaño de los mismos, podemos recomendar al paciente el mejor seguimiento posterior», concluye el especialista en Aparato Digestivo de Hospital Perpetuo Socorro.

Fórmulas de prevención

Hoy en día lo más importante es prevenir la aparición del cáncer de colon. En este sentido existen diferentes estudios que indican que fumar, tener una vida sedentaria, la obesidad o el sobrepeso, comer carne procesada en exceso o una ingesta de alcohol excesiva son factores que aumentan el riesgo para desarrollar un cáncer de colon por lo que evitar tales factores constituyen el sistema de prevención primaria que puede contribuir a evitar su aparición.

Por ello, es fundamental, al igual que para prevenir otras enfermedades, no fumar, practicar ejercicio físico, mantener un peso adecuado, optar por una dieta rica en frutas y verduras y reducir la ingesta de carne procesada o alcohol. Si ya se ha desarrollado un pólipo o un cáncer, lo mejor es diagnosticarlo precozmente porque cuando se detecta en sus inicios las probabilidades de curación pueden llegar al 90%. Este es uno de los principales mensajes con los que se busca concienciar a la sociedad ante la celebración del Día Mundial contra el Cáncer de Colon que se ha celebrado esta semana. Para conseguir esto último, es importante colaborar con el programa de cribado de cáncer colorrectal del Gobierno de Canarias y realizarse las pruebas de detección de sangre oculta en heces cuando se reciba una invitación por parte de la Consejería de Sanidad para participar en este programa.