Un reto muy «ambicioso»

Canarias necesita incrementar el número de plazas para atender a sus mayores dependientes pero también, organizar el sistema. El II Plan de Infraestructura Sociosanitario es una actuación «muy ambiciosa desde el punto de vista económico». Gobierno canario y Cabildo grancanario participaron ayer en unas jornadas organizadas por la empresa Solimar.

El reto de la dependencia no es dar más ayudas, que también, sino ordenar el sistema con la ayuda de Gobierno, cabildos y ayuntamientos. De ahí, el II Pan de Infraestructuras Sociosanitario, un reto muy ambicioso desde el punto de vista económico», según dijo la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, que acudió, acompañada de la titular de Política Social y Accesibilidad del Cabildo de Gran Canarias, Elena Máñez, a las jornadas El reto de la dependencia. Nuevas propuestas de colaboración sociosanitaria, invitadas por la empresa Geroresindenciales Solimar, organizadora del encuentro. Valido señaló que acudía para explicar «los planes, retos y trabajo que estamos desarrollando para que se puedan construir, en los próximos años, las infraestructuras sociosanitarias que Canarias necesita para atender a sus mayores dependientes; plazas que son necesarias hoy, pero que lo van a ser más los próximos años con el envejecimiento que va a sufrir Canarias».

En este sentido, la consejera mencionó el encuentro que mantuvo hace algunas semanas con la Federación Canaria de Islas (Fecai) en la que se planteó una puesta «muy ambiciosa económicamente hablando para empezar a construir y de eso se deriva mucho trabajo, porque debemos empezar a hablar con todos los cabildos, puesto que cada uno tiene su particularidad de demanda por territorio y población, ni todos están en la misma fase de avance de las construcciones y suelo. Vamos a tratar de programar las aportaciones económicas del Gobierno adaptándonos a los tiempos de construcción tal y como ha pactado con sus presidentes», confirmó.

La clave, sin duda, de la dependencia está «en el dinero», afirmó. «Creo que la apuesta que han hecho tanto Gobierno como cabildos, en relación al presupuesto de cada uno de ellos para escenificar con obra, acción y compromiso lo que es absolutamente prioritario, es iniciar la construcción de la infraestructura para la que ya tenemos una importantísima demanda», precisó la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias.

El coste de duplicar las plazas

En este sentido, puntualizó que la apuesta económica es «grande, pero los próximos años lo tiene que ser aún más porque una vez construido y equipado entrarán las personas y el mantenimiento también los será», Como ejemplo, Valido apuntó que si Canarias dispone actualmente de 4.200 plazas residenciales y 6.000 plazas diurnas que supone en los convenios con los cabildos alrededor de 126 millones de euros, «si hablamos de duplicar plazas, estamos hablando de duplicar gastos en mantenimiento. Por lo tanto, el crecimiento en construcción y posterior mantenimiento es una multiplicación que no tiene precedente en la historia de la inversión en materia social en Canarias», resaltó la responsable de la citada administración.

El Gobierno canario llevará a cabo su primera aportación económica con el objetivo de que los cabildos «empiecen a caminar, y luego dependería del ritmo de ejecución de cada isla en el cumplimiento de sus planificaciones», concluyó.

Esta actuación se verá reforzada con los ayuntamientos «con los que trabajaremos la ayuda a domicilio, la teleasistencia y el transporte adaptado, es decir, diseñamos un catálogo de servicios sociales adaptado a la realidad canaria, Ese es mi reto para el próximo año y medio», admitió la consejera.

En concreto, el Gobierno de Canarias y los siete cabildos destinarán 256 millones de euros al II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias para la atención de personas mayores y personas con discapacidad. Contará con una inversión por parte del Ejecutivo que asciende a 161,1 millones de euros, con una financiación a tres años, mientras que los siete cabildos aportarán la parte restante, recordó Valido, quien avanzó que el plan se pondrá en marcha este mismo año con un presupuesto de 45,5 millones.