Mari Paz Bernal (i), socia fundadora de Vivas, y la presidenta (d) del colectivo de mujeres comunicadoras, Luisa del Rosario. / C7

El teletrabajo endureció la labor de las periodistas durante la pandemia

Vivas, la asociación de comunicadoras de Canarias, presenta una encuesta en las jornadas sobre mujer y salud

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Un año después de la declaración del estado de alarma, la Asociación Canaria de Mujeres de la Comunicación, Vivas, realizó una encuesta en la que participaron casi un centenar de periodistas de las islas. El perfil de las encuestadas es el de un colectivo de mujeres en plena madurez de su desarrollo profesional. Un 42,9% tienen entre 38 y 48 años. Tras responder a un cuestionario de 10 preguntas acerca de cómo les ha influido o afectado la pandemia, cinco de cada 10 han realizado teletrabajo (el 52%), según señaló este miércoles la asociación en un comunicado.

Los resultados de la encuesta, que fue presentada ayer en las jornadas sobre Salud, Mujer y Comunicación, arrojan que hubo un incremento en más de tres horas diarias en las tareas de cuidados a menores y dependientes, un empeoramiento en los hábitos de sueño y descanso, con un 70,7% de aquellas que sufrieron trastornos del sueño a partir de la pandemia.

El 45,3% son trabajadoras por cuenta ajena. En jornada completa han trabajado un 42,7%. Como autónomas, han ejercido su profesión un 24% mientras que nadie lo ha hecho a media jornada y en paro se han declarado un 4%. El teletrabajo ha sido la situación laboral mayoritaria en este colectivo en el primer año de pandemia, un 52,1%. A esta situación se suma que trabajaron más horas, 18,3%.

Un 15,5% encontró un trabajo en los doce meses siguientes a la declaración del estado de alarma; a un 11,3% le redujeron el salario y un 9,9% de estas profesionales fueron incluidas en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Un porcentaje un poco más pequeño, 8,5%, temió perder el empleo y un 7% vio reducida su jornada laboral. En paro han estado un 5,6% y un 1,4% perdió el empleo. Entre las que tienen dependientes o menores a su cargo, un 34,1% incrementó el tiempo de cuidados entre una hora y media y tres horas y una mayoría recibió ayuda. Un 26,2% no tuvo apoyo de nadie, esto es 1 de cada 4 mujeres.

En cuanto al tipo de apoyo, el mayoritario es de parejas con más del 50% y le siguen el 21,4% de amistades, el 7,1% de hijas/os y un 2,4% de los Servicios Sociales ONG respectivamente.

Por abrumadora mayoría, un 58,2%, la pandemia afectó a la salud física y psicológica en el primer año. Un 38,8% manifestó sentirse afectada psicológicamente.

Finalmente, en el ámbito de los autocuidados, la encuesta realizada a las periodistas, preguntó en concreto sobre la realización de las revisiones ginecológicas, a lo que el 57,3% aseguró que la había realizado frente al 34,7% que aseguró haberla pospuesto a causa de la pandemia