Borrar
Imagen de las manos de una niña afectada por escabiosis. C7
La sarna ha llegado a Canarias para quedarse: en enero hubo ocho brotes

La sarna ha llegado a Canarias para quedarse: en enero hubo ocho brotes

Colegios y centros de mayores son los lugares con más escabiosis, una enfermedad que ya no está ligada a la pobreza ni a la falta de higiene

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 6 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si usted siente un fuerte picor por la noche, sobre todo en manos y brazos, podría tratarse de sarna, una enfermedad del pasado siglo que resurgió en España en el año 2020 y sigue circulando en mayor o menor medida por todo el país, incluyendo a Canarias.

Si fuera así, no debe preocuparse pero sí ocuparse lo antes posible de esta patología leve para librarse del molesto picor y evitar contagiar a personas de su entorno.

«Hay que quitarle hierro a la escabiosis. No tiene ningún componente social. No es una enfermedad ligada a las clases bajas o a la falta de higiene. Esa es la teoría. Hay que terminar con ella porque es muy molesta e intentar que las personas afectadas tomen las medidas oportunas», comenta Eduardo García-Ramos, de la Unidad de Vigilancia de la Dirección General de Salud Pública, quien compara la enfermedad causada por el ácaro Sarcoptes scabiei con los piojos, unos arácnidos de mayor tamaño que saltan de cabeza en cabeza sin hacer distinciones. «Todos los años hay en los colegios y no tenemos por qué estigmatizar a nadie. Puede pasarle a cualquiera», afirma el médico.

Lo cierto es que parece haberse asentado en las islas al mismo tiempo que la covid y su estancia se está prolongando. De hecho, durante el pasado mes de enero la Dirección General de Salud Pública detectó ocho brotes; tres en Tenerife, otros tantos en Gran Canaria y dos en Lanzarote.

Estos focos, que afectan a muy pocas personas, suelen surgir en residencias sociosanitarias y en colegios. De hecho, el año pasado se actualizó el protocolo de actuación en los centros educativos frente a al escabiosis. «El brote más amplio de 2023 afectó a ocho personas», indica García-Ramos.

«La escabiosis ha llegado para quedarse y tendremos fluctuaciones en el tiempo. Que se extienda más o menos dependerá de cómo abordemos los casos nuevos», comenta el epidemiólogo.

«Estamos viendo este problema desde la pandemia. El peor año fue el 2023, pero viene de lejos», dice la presidenta de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Canarias, Elena Sánchez, que reconoce que los contagios se producen en personas con una salud higiénica normal.

Coincide con ella la presidenta de la Asociación de Médicos de Atención Primaria de Canarias, Ana Joyanes. «Últimamente, en una semana puedo llegar atender a unas tres personas por sarna», comenta.

Pautas sencillas para controlar el ácaro

La globalización y la facilidad para viajar son, en opinión de García-Ramos, las principales causas de la irrupción de la escabiosis en Canarias.

«Antes estaba asociada a los animales, pero esta sarna es humana, se transmite de persona a persona por el contacto de la piel con el ácaro. Todos somos susceptibles de contraerlo, aunque en las residencias de mayores y menores es más fácil». En todo caso, una vez se detecta un brote se controla con facilidad aplicando unas sencillas medidas, dice el médico.

Así, cuando se detecta un caso de escabiosis, lo habitual es que el paciente se aísle hasta que se aplique el tratamiento, normalmente una crema de permetrina. Al día siguiente, puede retomar su vida normal. Toda la ropa blanca hay que lavarla a 60 grados para eliminar el ácaro y la de color, o la que no se pueda lavar a esa temperatura, debe dejarse en una bolsa oscura de tres a siete días, porque el ácaro solo sobrevive en la piel, explica García-Ramos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios