Imagen de archivo de una de las entradas del Hospital Materno-Infantil en la capital grancanaria. / Juan Carlos Alonso

Los pediatras canarios alertan de la llegada de un brote importante de bronquiolitis

El virus respiratorio sincitial (VRS) ha adelantado, como la gripe, su temporada. Los bebés de menos de seis meses, los más expuestos

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La temporada habitual del virus respiratorio sincitial (VRS) es de enero a febrero. «Pero este año hemos visto casos de bronquiolitis -infección producida por ese virus principalmente, aunque no es el único- en niños y niñas en julio, agosto y septiembre. Eran casos aislados, pero van en aumento y aunque en este momento no hay una alerta, Canarias espera un repunte importante de infecciones tanto en niños y niñas como en adultos, aunque en los primeros, especialmente en los de menos de un año y menos de seis meses, puede acarrear cierta gravedad», advierte el pediatra Luis Ortigosa.

El VRS se ha adelantado como la gripe en las islas. De hecho, según el sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Aguda (Sivira) la pasada semana se daban 829,3 casos por 100.000 habitantes, en Canarias, 138,2 más que la media nacional (691,1). Siendo la séptima comunidad con más casos tras Castilla y león, Aragón, Castilla y La Mancha y Valencia con más de mil y Asturias y Murcia que superaban las tasas de las islas.

Para Ortigosa, ya se está hablando de la 'tipledemia', una temporada en la que se unen la covid, la gripe, especialmente la gripe A, y el VRS. La primera «está más o menos domesticada y en los niños y niñas no reviste gravedad», recuerda el pediatra pese a que «la cobertura vacunal en menores hasta de 11 años no llega al 40%. Pero la gripe y el VRS sí. Y tras dos años en los que prácticamente no han circulado y hemos mantenido la ventilación y el lavado de manos, ahora circulan más».

A ello hay que sumar, dice el pediatra, que los bebés nacidos desde 2020 han estado «en una burbuja», por lo que ahora están más expuestos a los virus. «Estos niños no han ido a guarderías», recuerda la pediatra Asunción Rodríguez.

El pediatra Antonio Aguilar, especialista en Neumología, recuerda que la bronquiolitis «no es nada nuevo. Es una infección que nos estresa y tensiona todos los inviernos por la gran afluencia de niños a los hospitales y nos preocupa». Lo que ocurre es que ahora la sociedad es «más sensible» Pero lo normal, dice, «es que en los dos primeros años de vida hay un 95% de probabilidades de infectarse». Además, abunda Asunción Rodríguez, están circulando varios virus que provocan la bronquiolitis, y reconoce que «después del covid este es el año con más presión que hemos tenido en los hospitales, ha empezado antes y con varios virus mezclados». Para la doctora, la retirada de las mascarillas y la relajación en la higiene de manos son hábitos que también han influido en la extensión de la infección.

A juicio de la doctora Asunción Rodríguez, «no es descabellado decir que hay un 100% de casos más que el año pasado», cuando aún la covid no se había gripalizado y que en hospitalizaciones estamos «como en prepandemia, en 2019», eso sí, advierte, lo que han notado los especialistas es que hay casos «con más gravedad». Esto suele darse en los más pequeños, menos de seis meses e incluso en los bebés de menos de 45 días, que se hospitalizan no por su gravedad sino por un criterio de edad para «adelantarse» a posibles complicaciones.

El doctor Aguilar recomienda a las familias con bebés no llevarlos a «lugares cerrados y con mucha gente», tampoco utilizar el transporte público y no exponerlos al humo del tabaco así como evitar las visitas de personas enfermas e «incluso en menores de dos meses intentar restringir las visitas en general», advierte. El pediatra recuerda que la lactancia materna tiene un «efecto protector» y reduce la posibilidad de infección. Y añade que cuando hay bebés en casa hay que extremar las medidas de higiene y si los padres están enfermos deberían utilizar mascarilla.