De izqda a dcha, el hematólogo Hugo Luzardo, la paciente Zaida Rodríguez y el gerente del Doctor Negrín, Pedro Miguel Rodríguez. / cober

Una paciente de cáncer tratada con terapia Car-T: «Estoy contentísima porque llegué a estar muy mal»

El hospital Doctor Negrín ha aplicado este tratamiento a 15 pacientes con linfomas resistentes desde 2019

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

El hospital Doctor Negrín de Gran Canaria ha tratado a 15 pacientes con linfomas resistentes a otros tratamientos con la terapia CAR-T desde 2019, cuando se convirtió uno de los once centros sanitarios de referencia para la aplicación de esta novedosa técnica.

Una de estas personas, la joven de 25 años Zaida Rodríguez, explicó su experiencia con esta terapia en la presentación de las I Jornadas de Innovación Terapéutica en Canarias que se desarrollan este jueves en el hospital grancanario y que explorarán la aplicación de esta terapia genética en otras patologías no hematológicas.

«Para como estaba yo en un principio, sobre todo cómo fue evolucionando la enfermedad, estoy contentísma porque llegué a estar muy muy mal», cuenta con alivio la paciente diagnosticada en 2019 de un linfoma no Hodgkin de células B grandes que no respondió a dos tratamientos de quimioterapia.

Inicialmente, le aplicaron un tratamiento de primera línea, una quimioterapia que no dio el resultado esperado. Luego, se sometió a otra quimioterapia más agresiva que la obligó a estar hospitalizada. «Esa sí que fue dura, mucho más complicada, pero tampoco se obtuvieron los resultados esperados. A raíz de eso me dijeron que la siguiente opción que había era el tratamiento CAR-T», afirma la joven.

Ya con la enfermedad en un estado avanzado y débil por la quimiorapia le realizaron las pruebas para comprobar si era candidata a recibir este tratamiento. «Al final me realizaron la aféresis: te sacan la sangre para recolectar solo linfocitos y demás, para modificarla genéticamente y volverla a poner. Estaba muy débil. En este proceso, tuve quimioterapia de rescate», recuerda.

Sin embargo, el tratamiento fue bien. Lo empezó en diciembre de 2019 y para el día de Navidad ya estaba en casa con el alta y una vida nueva. «No tuve problemas de efectos secundarios, fue bastante llevadero», cuenta.

La terapia, explicó el hematólogo Hugo Luzardo, consiste en extraer de la sangre del paciente las células T, linfocitos del sistema inmunitario, para modificarlas genéticamente con anticuerpos monoclonales y devolvérselas para que sean capaces de replicarse, detectar y atacar las células tumorales. «En un periodo de 28 días se devuelven las células armadas», relató el doctor que trató a Rodríguez.

Los resultados han sido los esperados, indicó Luzardo. « La supervivencia a corto plazo con este tipo de patologías es pequeña, la terapia CAR-T duplica la supervivencia», señaló el hematólogo que dijo que habrá que esperar más tiempo para evaluar el resultado del tratamiento en los 15 pacientes que lo han recibido en el hospital Negrín durante los últimos tres años.

Por su lado, la jefa del Servicio de Hematología del hospital, María Teresa Gómez Casares, confesó sentirse orgullosa de poder ofrecer esta terapia que inicialmente solo se aplicaba en once hospitales españoles y que este año se ha extendido a un total de 24.

También el gerente del Doctor Negrín, Pedro Miguel Rodríguez, agradeció el esfuerzo realizado en su día por los profesionales de hematología para convencer a las autoridades sanitarias para convertir el hospital en un centro de referencia de esta terapia y para seguir administrándola sorteando la dificultad que representó la pandemia en estos dos últimos años.