La obesidad es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los médicos internistas. / R. C.

La obesidad, un problema gordo

En 2030 la mayoría de la población española tendrá sobrepeso; once médicos internistas hablan de esta otra pandemia

COLPISA

No es un fácil juego de palabras, pero la obesidad en España es un problema gordo. Ya se sitúa en torno al 23% de la población (unos 8,4 millones de personas). Cuando la obesidad va acompañada de otras enfermedades metabólicas, como la diabetes, esta prevalencia es superior al 35%, y al 70% si hablamos de sobrepeso. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para la diabetes y otras enfermedades crónicas, como las cardiovasculares y respiratorias, apnea del sueño o insuficiencia renal crónica (IRC).

  En el marco del Día Mundial contra la Obesidad que se celebra hoy, 4 de marzo, 11 médicos internistas vinculados al Grupo de Trabajo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) promueven una campaña de sensibilización en redes sociales en la que, mediante vídeos cortos, ofrecen consejo experto y recomendaciones y recuerdan que «no se trata de una cuestión estética sino de salud», que la obesidad debe entenderse como una «enfermedad metabólica y sistémica» y que es importante controlarla y abordarla de forma integral para evitar complicaciones de salud asociadas y para lograr un objetivo de peso saludable. Además, ofrecen su perspectiva y visión de este problema de salud en el presente y también de cara al futuro.

«No es una cuestIón de estética»

En palabras de la Dra. Juana Carretero, vicepresidenta primera de SEMI y miembro del Grupo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de SEMI: «es importante recordar que la obesidad no es una cuestión de estética. Es una enfermedad metabólica, crónica y multifactorial que precisa de un abordaje integral y multidisciplinar que nos lleve a encontrar el peso ideal, el que confiere al paciente el máximo nivel de bienestar y salud posible«.

Asimismo, el Dr. José Carlos Arévalo, médico internista miembro de SEMI, incide en que «cuando abordamos a un paciente con obesidad no solamente debemos pensar en su problema metabólico o de peso. Debemos abordarlo de una manera multidisciplinar y pensar que tiene más complicaciones que las derivadas exclusivamente del exceso de peso en su cuerpo. Por eso, es necesario un abordaje multidisciplinar de todas las posibles complicaciones que ese paciente pueda presentar en la consulta«.

«Probablemente sea el problema de salud más importante al que nos vamos a enfrentar en las próximas décadas»

Por su parte, la Dra. Dolores García de Lucas, médico internista miembro de SEMI, indica que «enfrentarse a la obesidad supone ser una persona paciente, es un trabajo de equipo, en el que de forma conjunta el equipo sanitario y el/la paciente se enfrentan a ese problema de salud. Es una enfermedad ardua que exige mucho esfuerzo por parte del paciente y del equipo médico, pero es un esfuerzo que merece la pena. No hay que detenerse en el trabajo que se realiza hasta lograr el objetivo. Adelante y ánimo a todos los pacientes que tienen este problema de salud«.

Un reto clínico para la Medicina Interna

Según el Dr. Pablo Miramontes, médico internista miembro de SEMI, «la obesidad es una de esas patologías en la que no hacemos un esfuerzo como se merece. Nos olvidamos de que es uno de los factores que contribuye a una mala evolución de múltiples patologías, no solo en diabetes, hipertensión o riesgo vascular, sino desde una artropatía artrósica o patología respiratoria. Además con la obesidad no somos justos, porque en ocasiones se ha culpabilizado al paciente de su propia enfermedad, debemos de tomar más consciencia y hacer más esfuerzos en obesidad y sobrepeso«.

Para el Dr. Pedro Pablo Casado, médico internista de SEMI: «La obesidad supone un ingente reto clínico para Medicina Interna, no solo por su elevada prevalencia, en ascenso continuado, ni por sus implicaciones en morbimortalidad, que son de una trascendencia suprema, sino por la complejidad de su abordaje, con tantas facetas, no solamente clínicas, sino también concerniendo al ámbito personal de nuestros pacientes, con un amplio margen de mejora, motivo más que suficiente para mantener los esfuerzos realizados sobre esta entidad, y reforzarlos e incrementarlos por el alto impacto en el beneficio de la salud que ello tendría«.

«Los datos de obesidad presagian un futuro preocupante, con un posible marcado incremento de enfermedades cardiovasculares, diabetes y determinados cánceres»

En palabras del Dr. Pablo Pérez Martínez, médico internista miembro de SEMI, «probablemente sea el problema de salud más importante al que nos vamos a enfrentar en las próximas décadas. Cuanto más esfuerzo se hace, cuanto más se difunde, cuanto más se legisla y cuanto más investiga la mayor evidencia que tenemos es que crece. Tenemos dos herramientas poderosas para luchar contra la obesidad: primero la educación y, en segundo lugar, el estilo de vida. Y ahí deberíamos poner todos nuestros esfuerzos. Si todos nos unimos en la lucha contra este problema conseguiremos vencerlo«.

Ahogo, dolor de piernas...

El Dr. Javier Carrasco, coordinador del Grupo de Trabajo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de SEMI, indica que «para los internistas la obesidad es un problema de salud con el que nos enfrentamos diariamente. Nuestros pacientes a veces se quejan de síntomas como ahogo, dolor de piernas, incapacidad para dormir, depresión…, y muchas veces no están relacionados con la enfermedad que padecen, sino que es un síntoma en relación con el sobrepeso o la obesidad. El tratamiento, en estas ocasiones, debe tener en cuenta el control del sobrepeso y la obesidad. Debemos estar concienciados del problema de la obesidad, tanto pacientes, como clínicos y Administración».

En palabras del Dr. Alfredo Michán, médico internista de SEMI, «los problemas de tensión arterial, triglicéridos, o azúcar elevado en sangre pueden remitir y mejorar si somos capaces de controlar la obesidad de un paciente o el exceso de peso. Es uno de los principales enemigos a combatir para mejorar la salud y calidad de vida de un paciente«.

Según del Dr. Ricardo Gómez Huelgas, médico internista y expresidente de SEMI, « la obesidad es una auténtica pandemia crónica y fuera de control. No en vano, en las tres últimas décadas, la prevalencia de obesidad y sobrepeso en España se ha duplicado y existen predicciones que indican que en 2030 la mayoría de la población española tendrá problemas de sobrepeso u obesidad. Este problema es especialmente preocupante en la obesidad infanto-juvenil. A nivel poblacional, esto presagia un futuro preocupante, con un posible marcado incremento de enfermedades cardiovasculares, diabetes y determinados tipos de cánceres, que pueden condicionar no solo la calidad y cantidad de vida de la población española sino poner en riesgo la sostenibilidad del sistema sanitario. La lucha contra la obesidad no solamente es un problema médico, sino político y social. Incide de manera especial en segmentos poblacionales con menor nivel educativo y adquisitivo, y la lucha no solo es médica, sino política y social, de mejorar el nivel educativo y luchar contra desigualdades sociales y promover un estilo de vida más saludable, con una dieta sana y una vida activa«.

Para el Dr. José María Fernández, médico internista miembro de SEMI, «este diagnóstico muchas veces tangencial es un auténtico problema de salud, un auténtico problema económico y una gran pandemia. Intentemos aunar esfuerzos, abordarlo de forma multidisciplinar y con ello reducir el riesgo cardiovascular, de insuficiencia cardíaca y de todas las patologías artromusculares derivadas y mejorar el estado de ánimo de nuestros pacientes. Pongamos todos de nuestra parte, pacientes y profesionales de la salud«.

Por último, la Dra. Isabel Pérez Soto, médico internista miembro de SEMI, hace referencia a que «muchas personas piensan que la obesidad solo un problema de las personas obesas, pero un día, de pronto, con una situación estresante, ganas tres kilos, o con la menopausia, ganas cuatro, o con una pandemia y confinamiento, ganas cinco kilos. Lo importante es que no es un problema de si me pongo un bikini o no, es un problema de salud. Cada kilo supone un riesgo en un futuro, a corto-medio plazo, de tener enfermedad cardiovascular, entre otras, pero también un riesgo de complicaciones si me infecto de coronavirus o por gripe, cada kilo cuenta y es un problema de todos«.