El director del CCAES, Fernando Simón. / efe

Mascarillas, rastreo de parejas sexuales y evitar mascotas, medidas contra la viruela del mono

El protocolo del Ministerio de Sanidad también aconseja el aislamiento de los enfermos mientras Fernando Simón dice ahora que la transmisión «ha sido más alta de lo esperado»

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

La inusual explosión de casos de los últimos días y la amarga experiencia de la covid-19 han empujado a las autoridades sanitarias a tomarse muy en serio la aparición de la viruela del mono por primera vez en España. Con 30 casos confirmados y decenas más sospechosos, el Ministerio de Sanidad ha publicado un protocolo que establece una serie de pautas de actuación para prevenir los contagios, detectar a los enfermos que ya están infectados y tratar a los que experimentan síntomas, medidas que, al tratarse otra vez de una enfermedad infecciosa, guardan similitud con las decretadas en la pandemia del SARS-CoV-2.

Para las personas que ya están contagiadas, para los casos sospechosos y para quienes tengan contacto con cualquiera de ellos, el departamento de Carolina Darias recupera la mascarilla quirúrgica, que se recomienda «especialmente» en las personas que presenten síntomas respiratorios y en los convivientes. Además, Sanidad aconseja confinar a los enfermos en casa, aislarlos «en habitaciones separadas», evitar el contacto físico y las relaciones sexuales con los infectados «hasta que las lesiones hayan desaparecido», cubrir las heridas, una adecuada higiene de manos con jabón o gel hidroalcohólico y finalmente, apunta una medida novedosa: «evitar el contacto con animales silvestres o domésticos», por lo que «las mascotas deben ser excluidas del entorno del/la paciente».

La guía del ministerio decreta que los contactos estrechos serán las personas que han mantenido contacto con un enfermo «a menos de un metro» en la misma habitación y sin equipos de protección (mascarilla o traje EPI). Y sobre todo, destaca Sanidad, se intentará «recabar información sobre las personas que hayan podido mantener relaciones sexuales en contexto de riesgo» con el enfermo. También se considerarán contactos estrechos a quienes hayan compartido «ropas, ropa de cama o fómites» (objetos que se pueden contaminar con el virus y que pueden provocar un contagio al tocarlos). Los contactos estrechos deberán «autocontrolarse» la temperatura una vez al día durante 21 jornadas para comprobar si tienen fiebre y aunque el protocolo dice que no deberán guardar cuarentena, sí se les pide que extremen las precauciones y reduzcan todo lo posible las interacciones sociales «utilizando de forma constante la mascarilla». Además, si aparece fiebre o cualquier síntoma compatible con la enfermedad (pústulas, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento), deberán hacer «autoaislamiento domiciliario inmediato» y contactar con las autoridades sanitarias.

En su documento, el ministerio recuerda que la transmisión de la viruela del mono se produce de varias formas: a través de gotas respiratorias grandes durante el contacto cara a cara directo y prolongado, en contacto con los fluidos corporales de una persona infectada o con objetos contaminados, como ropa o ropa de sábanas y también, de madre a hijo. Pero sobre todo, se incide en que el modo más probable de transmisión es el que se produce entre parejas sexuales «debido al contacto íntimo». «Hasta el momento, un elevado porcentaje» de los casos notificados en España en las últimas semanas «son hombres que han mantenido relaciones en contextos sexuales de riesgo con otros hombres, si bien no se puede excluir su transmisión en otros grupos poblacionales», aclara Sanidad.

Aunque ningún experto cree que la viruela del mono pueda provocar una crisis sanitaria siquiera parecida a la de la covid-19, todas las alarmas del ministerio están encendidas. Tras un primer mensaje, el pasado miércoles, en el que apuntaba a que no habría una gran transmisión de este virus, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, reculó este sábado en sus declaraciones. «La transmisión ha sido más alta de lo esperado. Aunque no es una de las enfermedades que tiene una transmisión importante entre humanos y no hay que dar una sensación de angustia excesiva, la precaución tiene que existir siempre», dijo Simón durante un acto en Zaragoza.