Unos sanitarios en un hospital. / Efe /Vídeo: Atlas

Todos los parámetros apuntan a una evolución negativa de la pandemia

Madrid registra el primer rebrote de la 'nueva normalidad' mientras ascienden a 67 los nuevos focos en España

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Sanidad insiste en que la pandemia continúa bajo control y que sigue sin haber contagios comunitarios que enciendan las alertas, pero son ya casi dos semanas de registros negativos sobre infecciones y los rebrotes, que hoy alcanzaron los 67, no paran de crecer. Las estadísticas, también este viernes, fueron machaconas, y se empeñaron en apuntar que el virus se está propagando a mucha más velocidad que a mitad de junio, cuando la epidemia tocó su suelo.

Y ya no es solo es que España haya superado esta semana el cuarto de millón de casos diagnosticados (exactamente 250.545) o que el número de nuevos infectados en las ultimas horas haya repuntado a 174 casos, frente a los 134 del jueves o frente a los menos de 50 que se registraban hace dos semanas. No es solo eso. Es que t odos los indicadores que sirven para medir la evolución del virus han empeorado durante esta semana, tanto casi como la semana anterior, aunque Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, aseguró el jueves que la situación en España es «realmente buena» y que estos picos se deben a que la capacidad de detección es mucho más alta porque se realizan muchos más test.

Pero las tablas del departamento que dirige Salvador Illa no fueron tan optimistas como Simón. Según los epidemiólogos, el marcador más preocupante es el «deterioro evidente» del número de casos con fecha de inicio de síntomas en los últimos siete días, el 'fiel' al que todos los expertos miran. Esa cifra alcanzó hoy los 352 diagnósticos cuando hace solo medio mes, el jueves 18 de junio, se situó en mucho menos de la mitad, exactamente en 143 diagnosticados. Hay que remontarse al mes de mayo para encontrar unas cifras tan altas en en este parámetro.

La 'incidencia acumulada', el número de casos diagnosticados cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, ha aumentando más de un punto en las últimas diez jornadas, hasta situarse en 8,76. También los casos diagnosticados en las últimas dos semanas este viernes superaron los 4.000, unos volúmenes que quedan muy lejos de los pocos más de 3.600 registrados hace una semana.

Tampoco las cifras de la mortalidad mejoran. Sanidad sumó hoy a sus estadísticas 17 fallecidos en las últimas 24 horas, el mayor número de decesos en un día desde que el CCAES reformara la metodología en mayo. El departamento que lidera Illa, que elevó este viernes a 28.385 el número total de fallecidos (muy por debajo de los más de 40.000 que reconocen las estadísticas) notificó 21 finados con fecha de deceso en las última semana.

Madrid, con 50 nuevos casos en las últimas 24 horas, volvió a ser la comunidad que lideró las estadísticas de contagios. Pero hubo hoy más malas noticias. La comunidad, la región más golpeada por la primera oleada de la pandemia la pasada primavera pero que hasta ahora se había librado de los rebrotes de la 'nueva normalidad' más allá de casos aislados en las residencias de ancianos, se enfrenta desde este viernes a su primer foco desde el final del estado de alarma.

Entorno laboral

Según informó la Consejería de Sanidad, el nuevo agrupamiento infectivo está vinculado a un «entorno laboral». En esta empresa, cuyo nombre, ubicación o tamaño no fueron revelados por las autoridades, se detectaron 5 infectados, todos ellos de carácter leve, mientras que otras 18 personas (12 contactos familiares y sociales de los contagiados y otros seis empleados de la firma ) permanecen bajo seguimiento y sin síntomas, tras haber dado negativo a los tests.

Las personas afectadas, con edades comprendidas entre los 18 y los 54 años, se encuentran en aislamiento domiciliario, ya que ninguna ha requerido ingreso hospitalario, y cuentan con seguimiento de los médicos de Atención Primaria o del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa.

Con el rebrote de la empresa de Madrid el número de nuevos focos declarados desde que España comenzara la desescalada el pasado 11 de mayo con la entrada de la totalidad del país en la fase 1 alcanza los 67, aunque solo 42 de ellos se encuentran activos. No obstante, solo una decena de racimos son de «interés» para Sanidad por su envergadura o por no ser conocidos sus orígenes o no estar controlada su expansión.

Entre los 'clusters' más preocupantes siguen estando los declarados entre grupos de temporeros en las provincias de Huesca y Lleida, que ya suman más de 400 positivos entre las dos comunidades. Ayer la Generalitat levantó un hospital de campaña, junto al centro médico más importante de la ciudad leridana, el Arnau de Vilanova, para atender los nuevos casos.