Peces cebra para tratar enfermedades cardíacas en humanos

Una investigación utiliza los biosensores de esta especie, que comparte el 70 por ciento de su material genético con el ser humano, para estudiar arritmias e insuficiencias cardíacas

J.M.L. Albacete

 

El pez cebra (Danio rerio) es una especie que vive en aguas dulces y hoy es común encontrarla en acuarios de todo el mundo. Originario de los ríos de la India, se ha convertido en un animal fundamental para investigaciones médicas. Una de ellas se desarrolla en la Facultad de Medicina de Albacete y está relacionada con las enfermedades cardíacas en seres humanos.

En concreto, la investigación analiza las señales de calcio en embriones de pez cebra mediante biosensores genéticamente modificados para determinar cómo se desregulariza el calcio en estos embriones al aparecer patologías del corazón como las arritmias o las insuficiencias coronarias. Los biosensores son fluorescentes, lo que facilita la observación de los cambios en el corazón de estos animales que comparten el 70 por ciento de su material genético con el del ser humano.

 

Embrión fluorescente

 

Según el director de este proyecto, Juan Llopis, «resulta sorprendente que el desarrollo embrionario del pez cebra es un modelo sencillo en el que se pueden trasplantar o integrar mutaciones de patologías humanas para estudiar los mecanismos de la enfermedad, algo que en otros sistemas sería imposible». «La razón es que las hembras ponen los huevos en el agua, son fertilizados y, a partir de ese momento, flotan y son transparentes durante cinco o seis días, con lol que podemos recogerlos y observarlos», añade este investigador.

No es la primera vez que el pez cebra resulta útil en investigaciones médicas vinculadas al ser humano. La Facultad de Medicina de Albacete demostró hace meses que una proteína de este animal denominada «miocilina» es clave para determinar el sexo de los embriones. También el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha investigado con estos peces la mutación de un gen que provoca la falta de anticuerpos o Síndrome de Inmunodeficiencia Combinada Severa, lo que se conoce como «síndrome del niño burbuja» en el caso de los humanos.