La osteoporosis de los ciervos ayudará a tratar la humana

Una investigación ha revelado que las proteínas de sus cuernos coinciden con algunas proteínas humanas

J.M.L. Toledo

Los cuernos de los ciervos son el tejido de crecimiento más rápido que existe –entre uno y tres centímetros al día- y no sólo son un modelo de regeneración biológica sino que podrían tener diversas aplicaciones en biomedicina. Es una de las conclusiones de un estudio del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), del que forman parte la Universidad de Castilla-La Mancha y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ha descubierto coincidencias entre las proteínas de los cuernos de ciervo y algunas proteínas humanas, lo que podría ayudar a tratar la osteoporosis, retrasar algunos efectos del envejecimiento y algunas enfermedades degenerativas.

El trabajo, que se ha publicado en la revista científica «Biology», ha identificado y comparado las proteínas presentes en la punta y en la sección media del cuerno durante su crecimiento y en las costillas del ciervo ya que éstas sufren un proceso de osteoporosis natural mientras el cuerno crece. Hasta ahora, casi todos los estudios realizados al cuerno del ciervo se habían centrado en la punta, que es por donde crece. Sin embargo, su sección media es un hueso que mineraliza a una mayor velocidad.

Osteoporosis

Según el profesor Tomás Landete, que dirige el grupo de Biología del Ciervo en el IREC, «entre los hallazgos más sorprendentes del estudio destaca el haber encontrado tres lipoproteínas en un tejido que prácticamente no tiene grasa y haber descubierto una coincidencia entre la osteoporosis del ciervo y la humana». «Una de estas proteínas es la segunda más abundante en la costilla osteoporótica del ciervo y corresponde a un gen que expresan igualmente los huesos osteoporóticos del ciervo y de pacientes humanos de osteoporosis», añade el doctor Landete, que apuesta por seguir investigando las proteínas de los cuernos de los ciervos y la capacidad antioxidante de un cuerno en crecimiento y en huesos con osteoporosis.

«Tanto el envejecimiento como muchas enfermedades asociadas se explican en el efecto acumulado del estrés oxidativo, que está relacionado con la velocidad metabólica. Esa velocidad es máxima en el cuerno pero logra controlar muy bien los efectos tóxicos del estrés oxidativo», explica el profesor Landete, cuyo equipo también ha hallado proteínas que se encuentran en algunos tipos de cánceres. De hecho, según un estudio reciente del mismo equipo, la punta del cuerno en crecimiento tiene efectos anticancerosos contra un cáncer cerebral: el glioblastoma.