Los investigadores Pedro Guillén y Juan Carlos Izpisúa. / CLÍNICA CEMTRO

El músculo de la investigación

Un equipo de científicos dirigido por Juan Carlos Izpisúa logra rebajar a la mitad el tiempo de curación de las lesiones musculares al regenerar el tejido

José Antonio Guerrero
JOSÉ ANTONIO GUERRERO Madrid

En mayo de 2014 a pocos días de disputar la final de la Champions contra el Real Madrid en Lisboa, el entonces goleador colchonero Diego Costa voló a Belgrado de urgencia para tratarse un problema muscular con la médico Marijana Kovacevic, conocida como la Doctora Milagro y famosa por utilizar placenta de yegua para ayudar a cicatrizar el tejido muscular dañado con mayor rapidez. La idea era que el delantero del Atlético de Madrid pudiera recuperarse a tiempo para la gran cita futbolera. Efectivamente Costa jugó, pero se tuvo que retirar a los pocos minutos. Le habían vendido la burra con un remedio equino que no funcionó.

Aquella final la ganó el Madrid con un histórico gol de Sergio Ramos en el minuto 93 que dio a los blancos su 'Décima'. Precisamente Ramos se ha quedado esta semana fuera de la Eurocopa por no haberse podido recuperar a tiempo de otra lesión muscular. En su caso, como en el de Costa, el avance médico dado a conocer ayer les habría venido de perlas. Se trata de un trabajo liderado por el investigador español Juan Carlos Izpisúa (Hellín, Albacete, 60 años), un 'crack' de la biología celular, quien junto a su equipo ha conseguido un nuevo hito al regenerar el tejido muscular tras una lesión reduciendo a la mitad el tiempo de recuperación. Es verdad que el avance se ha producido en ratones, pero el salto a los humanos es cuestión de tiempo. Una próxima generación de atletas y jugadores podrá respirar más tranquila al saber que cualquier rotura muscular (la primera causa de baja en el deporte) sanará en la mitad de tiempo que ahora. Y en los deportistas de élite el tiempo es oro y estar en el dique seco les desespera.

El trabajo, publicado en la revista científica 'Nature Communications', está financiado por la Universidad Católica de Murcia, donde Izpisúa es catedrático, la Fundación Pedro Guillén, la Asociación de Futbolistas Españoles y la Fundación Mapfre.

Acortar el tiempo de recuperación de las lesiones musculares en deportistas es un reto histórico, pero esa reducción también supone un enorme beneficio para toda la población, en especial para las personas mayores que, tras un largo periodo de inmovilización, sufren pérdida de masa muscular.

El estudio se basa en uno previo que el mismo equipo publicó en 2016, en el que demostró que la reprogramación celular en ratones envejecidos hacía que estos rejuvenecieran y alargaran su vida en un 30%. «Estos resultados sirvieron de inspiración para tratar de rejuvenecer y reparar diversos tejidos que se ven afectados con el envejecimiento», detalló Izpisúa.

El doctor Pedro Guillén, uno de los mayores especialistas en Medicina y Traumatología deportiva y coautor del estudio, recordó que en su larga vida profesional ha atendido a centenares de deportistas sin poder acortar el tiempo de curación. «Siempre hemos buscado una razón para investigar sobre la lesión muscular y sólo es imposible lo que no se intenta», dijo.