Un paciente de covid. / SESCAM

Descubren pequeñas moléculas de ARN que detienen el avance de la covid

Científicos del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo han investigado con las principales variantes del coronavirus

J.M.L. Toledo

El grupo de Neuroprotección Molecular del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha demostrado que pequeñas moléculas del ARN (ácido ribonucleico) de nuestro cuerpo pueden detener el desarrollo de la covid. En el estudio, publicado en la revista científica internacional 'Journal of Molecular Sciences', se ha empleado tecnología bioinformática para predecir cuáles de los cientos de estas moléculas son capaces de unirse a regiones específicas del genoma de la covid y evitar así que el virus se propague.

Según la investigadora Asunción de la Barreda, «estas pequeñas moléculas de ARN las emplea nuestro cuerpo para regular la expresión de cientos de genes y así controlar la actividad y el estado de nuestras células así como para luchar contra las infecciones». En el estudio se han considerado las principales variantes del coronavirus que se han ido extendiendo por el planeta para garantizar que las micromoléculas seleccionadas o «microARNs» son eficaces incluso con las más recientes e infectivas.

Sin dañar a las células

«Una novedad de este trabajo es que, además de los estudios teóricos basados en herramientas bioinformáticas, también se han aplicado técnicas bioquímicas y moleculares en distintos tipos de células humanas para comprobar si estas pequeñas moléculas son capaces de actuar sobre el genoma del virus sin dañar a las propias células», añade esta científica. El siguiente trabajo de este grupo científico será analizar el efecto en células infectadas con el virus y experimentar con animales antes de pasar a los ensayos con personas.

El grupo de Neuroprotección Molecular del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo trabaja desde hace 15 años en el desarrollo de terapias que reduzcan la muerte celular que se produce tras una lesión medular. Su experiencia en biología molecular y en técnicas de bioinformática les ha permitido ahora abordar posibles terapias para luchar contra la pandemia a través del estudio de las micromoléculas del ARN.