Descubren cómo se forman la memoria y el recuerdo

Investigadores españoles revelan la actividad de los canales neuronales, lo que servirá para futuros tratamientos para el Parkinson, el Alzheimer o la esquizofrenia

J.M.L. Ciudad Real

Investigadores del Laboratorio de Neurofisiología y Comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en el Campus de Ciudad Real han revelado cómo la actividad de los canales neuronales gobierna los procesos de comunicación entre las neuronas -procesos de plasticidad sináptica- necesarios para la formación de nuevas memorias y su posterior recuperación, es decir, para su recuerdo.

La investigación, publicada en la revista «The Journal of Neuroscience», ha utilizado técnicas de electrofisiología y pruebas de aprendizaje y memoria en animales en libre movimiento. Según este estudio, que será muy útil para tratar enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer, la comunicación entre las neuronas del hipocampo, región del cerebro encargada de la memoria y aprendizaje, se fortalece para formar una nueva memoria en un proceso denominado «potenciación sináptica a largo plazo».

En cambio, la transmisión sináptica se debilita para borrar memorias obsoletas y favorecer la formación de las nuevas, a través de la «depresión sináptica a largo plazo». El que se produzca una o otra transmisión depende de un «fino ajuste» en el equilibrio entre los sistemas excitadores e inhibidores que controlan la transmisión neuronal, algo que es determinado por la actividad de los canales neuronales.

Enfermedades neurológicas y psiquiátricas

Según estos científicos, su mal funcionamiento siempre se ha asociado a enfermedades neurológicas y psiquiátricas como trastornos del estado de ánimo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, esquizofrenia, epilepsia, síndrome de Down, Alzheimer, Parkinson, alcoholismo o drogadicción.

Los resultados este trabajo muestran que cualquier perturbación en la actividad de estos canales neuronales, ya sea de ganancia o de pérdida de función, altera el equilibrio entre los sistemas de neurotransmisión del hipocampo y, como consecuencia, se produce depresión sináptica a largo plazo cuando debería generarse potenciación sináptica a largo plazo, provocando una incapacidad de formar nuevas memorias o recordarlas un tiempo después.

En opinión de los profesores que han coordinado este estudio, Lydia Jiménez y Juan Navarro, estos datos ponen de manifiesto la relevancia de los canales neuronales como una «prometedora diana farmacológica para mantener las funciones cognitivas en los cerebros de individuos con déficits en estos mecanismos, lo que puede explicar la aparición de patologías neurológicas como la enfermedad de Alzheimer, epilepsia o Parkinson, entre otras».