Revisión a una mujer embarazada. / EFE

Un ginecólogo inseminó con su esperma a más de 21 mujeres en tratamiento de fertilidad

El médico que ejerció en Países Bajos no podrá ser juzgado porque falleció en 2019

CARLA COALLA

Un ginecólogo inseminó al menos a 21 mujeres con su propio esperma, entre los años 1973 y 1986, en el Hospital Elisabeth de Leiderdorp, en Países Bajos, en el que trabajaba. El hombre las habría inseminado sin su consentimiento, en el periodo de trece años abarcable durante las citadas fechas, de acuerdo con el tratamiento en cuestión, pero desconociendo las víctimas la identidad del sujeto cuyo esperma habían recibido.

Los hechos se han comprobado tras hacer los análisis pertinentes a los descendientes de este sujeto, que han demostrado tener el mismo ADN que el ginecólogo , al que ya no se podrá juzgar por lo ocurrido debido a que falleció en 2019. Este fraude se ha descubierto porque varias de estas personas nacidas de donantes, que en principio eran anónimos, han querido conocer su identidad, lo que ha revelado que varios de ellos compartían genética. De ello se deduce que podría haber muchos más descendientes que aún no conocen su origen.

El ginecólogo era parte del equipo del Hospital Elisabeth, que actualmente tiene el nombre de 'Centro Alrijne', que ayudaba en este tipo de prácticas a la empresa privada de fertilidad contratada por estas familias. Dada la trascendencia de lo sucedido, tras descubrirse el parentesco entre varias de estas personas, se decretó un aviso a todos los nacidos entre 1973 y 1986 por este tratamiento en dicha clínica para que acudiesen a hacerse una prueba de ADN.