Joan-Ramon Laporte, durante su comparecencia en el Congreso.

Un experto invitado por PSOE y Podemos: «La vacunación es un experimento»

Joan-Ramon Laporte, especialista en farmacovigilancia y asesor de la OMS y la EMA, afirma en el Congreso que no está probado que las vacunas reduzcan la mortalidad

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

La intervención de un experto en vacunas en el Congreso, este lunes, ha desatado la polémica. En la Comisión de Investigación relativa a la gestión de las vacunas y el Plan de Vacunación, el profesor emérito de Farmacología de la Universidad Autónoma de Barcelona Joan-Ramon Laporte criticó lo que denominó las «recetas oficiales», afirmó que el mundo está ante un «experimento global» sobre vacunación y puso en duda la validez de la administración de las dosis para frenar las muertes causadas por la enfermedad.

Invitado a esta comisión del Congreso por el PSOE y Podemos, a propuesta de la formación morada, Laporte realizó una intervención en la que puso en duda algunos de los argumentos oficiales de la vacunación contra la covid, básicamente, que han ayudado a limitar el número de fallecimientos. «Los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna no demuestran que las vacunas reduzcan la mortalidad», aseguró Laporte, aunque también cayó en contradicciones, ya que más adelante subrayó que la vacunación «sirvió para evitar muertes en las oleadas de Alfa y Delta». Sin embargo, enfatizó que en los ensayos que realizaron las farmacéuticas, previos al aval que recibieron de los reguladores sanitarios, el número de muertos entre quienes habían recibido los pinchazos y quienes no lo habían hecho era similar, pero dijo que estos resultados, igual que los de los efectos adversos de las vacunas, «habían sido ocultados».

En su presentación ante la comisión, Laporte se definió como el iniciador de la farmacovigilancia en España y explicó que durante años ha ejercido altos cargos ejecutivos o de asesoría en la Agencia Española del Medicamento, la Organización Mundial de la Salud o la Agencia Europea del Medicamento. El experto quiso resaltar que no se considera un «antivacunas», pero insistió en que los resultados de los ensayos de Pfizer y Moderna son simplemente «indicios», no «evidencia científica». «Sí se ha visto que las personas vacunadas tienen menos enfermedad grave y no pongo en duda que haya que administrar por lo menos una dosis a todos los seres humanos del planeta, y si puede ser, dos, pero hablar de terceras o cuartas dosis sin especificar qué grupos de enfermos vulnerables la necesitan es 'tecnoidolatría' ignorante», señaló Laporte. «Lo que está ocurriendo», continuó, «es que la eficacia de las vacunas es buena para prevenir la enfermedad grave en términos relativos y sirvió para evitar muertes en las oleadas de Alfa y Delta, pero desgraciadamente no tenemos datos de que haya reducido las muertes con ómicron». Así, indicó que las vacunas «no van muy bien con las nuevas variantes». «El sueño de cualquier vendedor de medicamentos es ir repitiendo dosis. Lo que necesitamos es mejores vacunas», denunció.

El especialista también dijo que «no está claro que haya que vacunar a niños o adolescentes» porque «probablemente en estos grupos acabemos sabiendo que las vacunas causan más muertes que la enfermedad». «Hay que huir de las recetas oficiales, 'las vacunas salvan vidas', 'la tasa de vacunación debe ser elevada', 'tenemos que vacunar a los niños'. Tenemos que mirar [los datos] críticamente», enfatizó.

En sus últimos informes, el Ministerio de Sanidad destaca que la vacunación ha ayudado a mejorar todos los indicadores relacionados con la covid. «Entre el 29 de noviembre de 2021 y el 23 de enero de 2022, la incidencia en personas completamente vacunadas es muy inferior a la observada en no vacunadas. La mayor diferencia se observa en personas mayores de 60 años. En el grupo de 60 a 79 años, hay un riesgo de infección en no vacunados 14,6 veces mayor, de hospitalización 21,8 veces mayor, de ingreso en UCI 42,6 veces mayor y de fallecimiento 33,7 veces mayor respecto a los vacunados. En el grupo mayor de 80 años, un riesgo de infección en no vacunados 10 veces mayor, de hospitalización 9,2 veces mayor, de ingreso en UCI 11,21 veces mayor y de fallecimiento 18,25 veces mayor respecto a los vacunados», publicó el departamento de Carolina Darias el pasado jueves. La propia ministra, en todas sus declaraciones públicas, enfatiza la necesidad de aumentar las tasas de vacunación y de dosis de refuerzo. «Las vacunas salvan vidas», repite Darias.

Tras la comparecencia de Laporte, y según recoge laSexta, Podemos aseguró que este invitado está a favor de las vacunas, pero que defiende que la farmacovigilanacia debe ser extrema. Por su parte, el PSOE admitió que desconocía el discurso que iba a ofrecer el ponente, pero destacó que simplemente pide mayor rigor a las agencias y mayor transparencia en los datos.