España registra de media en la pandemia 130 muertos diarios por covid

La sexta ola provoca en cuatro meses 6.100 defunciones y Sanidad ha notificado más de 100 decesos todos los días desde el 10 de enero

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

El próximo domingo se cumplirán dos años del primer fallecimiento por covid-19 en España, un valenciano de 69 años que acababa de regresar de Nepal. Desde ese día, el nuevo coronavirus descubierto en China a finales de 2019 ha dejado más de 94.235 fallecidos, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad. Pero incluso dando por buena esa cifra, puesta en entredicho desde el inicio de la pandemia (el Instituto Nacional de Estadística eleva los muertos por covid a más de 110.000), el balance resulta desolador: el virus ha dejado en España 130 muertos diarios de media desde el 13 de febrero de 2020.

A esa enorme tasa de defunciones está contribuyendo el repunte de decesos en la sexta ola, con 6.103 muertes desde su inicio, el 14 de octubre, de acuerdo con los informes del Instituto Carlos III. La variante ómicron genera menos casos de enfermedad grave y el 90% de la población cuenta por lo menos con dos dosis de la vacuna, pero la explosión de contagios registrada a partir del 15 de diciembre ha acabado repercutiendo, y de manera muy seria, en los fallecimientos. Todos los días desde el 10 de enero, Sanidad ha notificado más de 100 muertes, con un pico de 408 el martes 1 de febrero. Y aunque esa jornada se incorporaron 128 decesos atrasados correspondientes al País Vasco, posiblemente en el futuro habrá que computar más fallecidos vinculados a retrasos.

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid ha encontrado graves discrepancias entre los datos que ofrecen las autonomías y los que muestra el ministerio. Así, solo en los tres últimos meses, Cataluña ha registrado 1.456 muertes más que las comunicadas por Sanidad y la Comunidad de Madrid, 982. «Para tomar medidas realmente efectivas en la pandemia el Gobierno tendría que haber sabido cuántos muertos hay de verdad. Pero me temo que los fallecimientos importan muy poco porque en la inmensa mayoría de los casos se trata de personas mayores», explica el profesor Rafael Cascón, líder de este estudio.

En los inicios de la quinta ola, allá por julio pasado, los especialistas advirtieron de que la explosión de contagios entre los jóvenes podría suponer, también en este grupo, más fallecimientos. Avisos similares se escucharon en la sexta ola, cuando las incidencias han crecido exponencialmente entre los menores de 40 años. Y sin embargo, el perfil de las víctimas apenas ha variado desde marzo del 2020. Ahora, como al principio, la mayoría de los muertos tiene más de 80 años, según el Carlos III. En la sexta ola, igual que en todas las anteriores, el grueso de los fallecidos está en el grupo de entre 80 y 90 años.

Insensibles con la muerte

Los expertos en salud pública subrayan la insensibilidad creciente de la población respecto a la enorme tragedia diaria provocada por la covid. Jeffrey Lazarus, codirector del Programa de Infecciones Víricas y Bacterianas del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), cree que «la gente no entiende qué significa este gran número de muertes». «No son muertes estacionales, como ocurre con la gripe, sino que pueden suceder durante todo el año», resalta Lazarus, que cree que los Gobiernos «han decidido no controlar la pandemia y cuando han intentado hacerlo, han tomado las decisiones incorrectas». Además, augura que durante dos meses más «habrá altas cifras de fallecidos».

Por su parte, el epidemiólogo Quique Bassat pone el foco en la disfunción de «decir desde fuera que ómicron no es grave y ver desde dentro los hospitales llenos y con muchas muertes». «Hay que entender que ómicron no es ninguna broma», señala.