Borrar
Clientes en el Gran Bazar de Estambul.
El ECDC ya suma 67 casos de botulismo asociados a operaciones estéticas en Turquía

El ECDC ya suma 67 casos de botulismo asociados a operaciones estéticas en Turquía

El organismo europeo pide a los ciudadanos que eviten las inyecciones intragástricas de botox para la obesidad en este país | El Ministerio de Sanidad no ha notificado ningún paciente en España

Álvaro Soto

Madrid

Martes, 14 de marzo 2023, 17:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) ha detectado 53 nuevos casos de botulismo en pacientes que se sometieron a operaciones estéticas para perder peso en Turquía. En total, ya son 67 los afectados: doce de ellos residen en Alemania, uno en Suiza, uno en Austria y del resto, notificados por el Gobierno turco, se desconoce su nacionalidad.

Todos los pacientes fueron sometidos a intervenciones médicas (que se realizaron entre el 22 de febrero y el 1 de marzo) destinadas a ayudarles a perder peso con inyecciones intragástricas de la neurotoxina del botulismo. Según el ECDC, de los 63 casos de los que se dispone información, 60 están relacionados con un hospital privado de Estambul y tres con un hospital privado de Esmirna, la tercera ciudad más grande de Turquía.

Los síntomas han variado de leves a graves y varios casos han sido hospitalizados, algunos de ellos, en unidades de cuidados intensivos y han recibido tratamiento con antitoxina botulínica.

Mientras, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo este martes que su departamento no ha detectado ningún paciente de la enfermedad. «Hasta el momento no tenemos ningún caso en España pero, como siempre, máxima vigilancia, alerta, y máxima respuesta», afirmó.

En su nuevo informe, el ECDC recomienda a las personas que hayan viajado a Turquía para recibir este tratamiento que acudan a un especialista, sobre todo si experimentan síntomas como debilidad y dificultad para respirar o tragar. Además, el organismo europeo pide a los ciudadanos que eviten las inyecciones intragástricas de botox para la obesidad en Turquía, ya que «se asocian a un riesgo significativo de desarrollar botulismo».

Los expertos europeos tratan de averiguar si se trata de un «problema terapéutico o de procedimiento en los hospitales implicados» o si el producto administrado se encontraba en mal estado. Según explica el ECDC, «las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades turcas revelaron que en los tratamientos se administraron productos autorizados, pero que estos productos no están aprobados para el tratamiento de la obesidad mediante inyección intragástrica».

El botulismo es una intoxicación que provoca la paralización de los músculos, de manera que el paciente puede tener problemas para respirar o comer. La enfermedad puede ser provocada por la ingestión de alimentos que contienen esta toxina, por heridas que se infectan por espora botulínicas o por la inyección de la toxina por motivos terapéuticos o cosméticos si se administra una dosis excesiva.

Los síntomas del botulismo pueden ser muy graves y requerir ingreso en unidades de cuidados intensivos, así como la administración de antitoxina botulínica. Pero incluso cuando se dispone de estos tratamientos, la recuperación completa suele tardar semanas o meses y aunque existe poca información que cuantifique la mortalidad en los casos de botulismo causados por intervenciones médicas, en el botulismo de origen alimentario, entre el 5% y el 10% de los casos son mortales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios