Nueva Unidad de Hospitalización de Salud Mental Infanto Juvenil del hospital Materno Insular de Gran Canaria. / c7

La demanda de atención en salud mental en menores se triplicó el pasado año

El Insular Materno Infantil recibió en el primer trimestre de 2021 las mismas derivaciones por trastorno mental grave que en todo 2019

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La pandemia ha tenido un impacto importante en la salud mental de la población y, en particular, en la de la infancia y la juventud, según se desprende del artículo 'Salud mental y adolescencia. Experiencia del Servicio de Psiquiatría Infanto Juvenil del Chuimi en Gran Canaria en el últmo año'.

«La situación de la salud mental en niños y adolescentes en el contexto de la pandemia se ha agravado, multiplicándose la demanda por 2 y por 3, en función del trastorno y del nivel de atención, suponiendo un importante factor desencadenante para el debut y agravamiento de la patología psiquiátrica», indican desde el Servicio de Psiquiatría Infanto Juvenil del hospital Insular Materno Infantil de Gran Canaria.

El documento, firmado Sabrina González, Inmaculada Herrera, Alicia Batista, David Moreno y Encarnación Muñoz, subraya que la covid aumentó el riesgo ambiental y sacó a la luz la vulnerabilidad de este grupo etario sometido a presiones internas y externas.

El artículo, publicado por la revista de la Sociedad Canaria de Pediatría, revela que en 2020 se atendió en Gran Canaria a 3.641 pacientes menores de edad con patología mental, generándose 31.381 consultas de intervención. De estos pacientes, 1.162 fueron nuevos. Estas cifras sorprenden porque ese año apenas se derivaron desde Atención Primaria.

Si bien los diagnósticos más usuales fueron alteraciones conductuales, se apreció un alza de patologías internalizantes: ansiedad, episodios psicóticos y trastornos obsesivos-compulsivos, además de conductas suicidas.

En 2020 se doblaron los ingresos por trastornos graves respecto a años previos, cuando se contabilizaban 30/35 ingresos anuales.

Las chicas han sido las más afectadas, protagonizando tres de cada cuatro hospitalizaciones.

Presión asistencial creciente

Pese a que el artículo no recoge datos sobre el aumento de la incidencia de los problemas de salud mental en la población infanto juvenil en 2021, sí aporta apreciaciones que demuestran este incremento.

El hospital de día, dedicado al abordaje del trastorno mental grave, recibió en el primer trimestre de 2021 el mismo número de pacientes (15) que en todo el 2020. Esta unidad, que dispone de 45 plazas, ya estaba funcionando por encima de su capacidad a mediados de 2021 «para tratar de sostener la gravedad clínica de algunos pacientes y evitar reingresos».

En general, la población infanto juvenil presentó «una reacción de estrés de mayor o menor intensidad» modulada en función de los factores protectores de su entorno.