Carolina Darias y Miguel Ángel Revilla, en Santander. / EP

Darias recomienda volver a usar mascarilla por el repunte de la covid

La incidencia acumulada en los mayores de 60 años roza los mil casos y los sanitarios alertan de la saturación de las urgencias

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

España entra en los meses centrales del verano con una difícil situación pandémica. La incidencia acumulada y las hospitalizaciones mantienen una preocupante tendencia al alza que se une al incremento de contagios entre los profesionales, que les obliga a coger la baja, o al colapso crónico de la sanidad en julio y agosto, cuando apenas se cubren las vacaciones de médicos y enfermeras. Tan alta es la preocupación que este viernes la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha vuelto a recomendar el uso de la mascarilla, como ya habían pedido Cataluña, Madrid o Castilla y León, ante el aumento de las infecciones por covid-19.

Aunque este elemento de protección dejó de ser obligatorio el 20 de abril, el empeoramiento de la situación epidemiológica ha llevado a Darias a reclamar su «uso responsable», sobre todo, en la población vulnerable, cuando no se pueda guardar un metro y medio de distancia de seguridad y en los lugares en los que no exista una buena ventilación.

Además, la ministra ha hecho un llamamiento a quienes no han recibido el refuerzo de la vacuna para que se inoculen esta dosis, la tercera en las personas que han recibido Pfizer o Moderna, mientras ha recordado que la Ponencia de Vacunas continúa evaluando los datos de la pandemia para determinar si ha llegado el momento del cuarto pinchazo. «El Ministerio va a seguir de la mano del asesoramiento de las personas expertas», ha afirmado durante una visita al Hospital Valdecilla de Santander.

Ahora mismo, los expertos plantean dos opciones: aconsejar ya el pinchazo de refuerzo para tratar de frenar la ola de contagios y hospitalizaciones o esperar a la llegada de las nuevas vacunas, adaptadas a las variantes, que se prevé para otoño. Entre ellas estaría la vacuna española de la empresa Hipra, que se encuentra en la fase de análisis por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

Al contrario que la pauta completa, que ha llegado al 92,7% de la población de más de 12 años, la dosis de refuerzo está en cifras relativamente bajas, sobre todo entre los más jóvenes. Solo el 40,58% de las personas de entre 20 y 29 años y el 47,1% en el grupo de 30 a 39 tienen este tercer pinchazo, según los datos de Sanidad. El índice crece entre todos los mayores de 40 años, con el 80,9% del total, y especialmente por encima de los 60 años, cuando alcanza el 92,7%.

Diferencia anual del coronavirus en España

En mayores de 60

Incidencia acumulada*

2021

47,4

2022

996,3

800

1.000

0

200

400

600

*2021: grupo de edad entre 60 y 69 años / 2022: todas las personas mayores de 60

Total hospitalizados

1,94% pacientes covid

2021

2.357

2022

10.249

2.000

10.000

0

6.000

8,37% pacientes covid

Total UCI

6,38%

2021

584

449

2022

5,06%

400

0

200

600

GRÁFICO:

L. CARVAJAL

Fuente: Ministerio de Sanidad

Diferencia anual del coronavirus en España

En mayores de 60

Incidencia acumulada*

Total UCI

Total hospitalizados

8,37%

pacientes

covid

10.249

996,3

584

600

1.000

10.000

5,06%

6,38%

449

800

400

1,94%

pacientes

covid

600

6.000

400

200

2.357

200

2.000

47,4

0

0

0

2021

2022

2021

2022

2021

2022

*2021: grupo de edad entre 60 y 69 años / 2022: todas las personas mayores de 60

GRÁFICO: L. CARVAJAL

Fuente: Ministerio de Sanidad

Pero dos años y cuatro meses después del inicio de la emergencia sanitaria, nada hacía presagiar a estas alturas un escenario tan complicado. De hecho, muchos de los datos que proporciona el Ministerio de Sanidad este 1 de julio son objetivamente peores que los del mismo día de los dos años anteriores. Así, este viernes la incidencia acumulada en los mayores de 60 años, la única que se mide en la fase de 'gripalización', se encuentra al borde de los 1.000 casos, 996,25 por cada 100.000 habitantes, mientras que en todos los grupos de edad hace un año estaba en 134,31 (en 47,39 entre las personas de 60 a 69 años) y hace dos (tras el confinamiento domiciliario), en solo 8,47.

En los últimos doce meses también han empeorado, en términos generales, las cifras de los hospitales. Este viernes estaban ingresados 10.249 pacientes covid, de los que 449 se encontraban en la UCI, lo que representa una ocupación del 8,37% en planta (el martes fue del 7,79%) y del 5,06% en cuidados intensivos (4,93%). Este último incremento supone, además, que España sube un escalón en el 'semáforo covid' y pasa de 'circulación controlada' a 'riesgo bajo'. En comparación, el 1 de julio de 2021 estaban hospitalizados 2.357 pacientes covid, que suponían el 1,94% de las camas totales, y de ellos, 584 (6,38%) en las UCI (no hay datos de 2020).

Por comunidades, Madrid tiene actualmente la incidencia más alta del país, con 1.650,96 casos por cada 100.000 habitantes, y el porcentaje más alto de hospitalización en planta, con el 13,16% de sus camas ocupadas por pacientes covid, mientras que La Rioja marca el máximo nacional de presión en las camas UCI, con el 11,32%.

Ante este panorama, la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) alerta de que los servicios de Urgencias de todo el país están «saturados», con un aumento de la demanda asistencial que ha provocado que en algunas comunidades el incremento de la carga ronde el 30%. La causa principal se halla en el incremento de los contagios por covid, pero otros factores también están llevando a los centros sanitarios al límite: el aumento de otras enfermedades respiratorias, la ola de calor de mediados de junio o las dificultades de la Atención Primaria para ofrecer citas en plazos breves, lo que empuja a los pacientes a acudir directamente a las urgencias de los hospitales.

Los emergenciólogos consideran que el escenario está «dinamitado por la escasez de médicos y el reajuste de recursos debido a las próximas vacaciones estivales». Denuncian que las urgencias están «saturadas» en Castilla-La Mancha y que las consultas se encuentran desbordadas en Asturias. «Ni en plena pandemia hemos alcanzado estos números», explica el presidente de Semes en el Principado, José Antonio García. Para intentar paliar esta situación, en la Comunidad Valenciana, las administraciones sanitarias están ofreciendo más días de descanso en el otoño a los médicos que no cojan sus vacaciones en julio o agosto.