La ministra de Sanidad, Carolina Darias. / EFE/Vídeo: E. P.

Las comunidades deberán notificar los contagios registrados por test de antígenos

Un informe del Ministerio de Sanidad muestra que la tercera dosis eleva hasta diez veces la protección contra ómicron y 17 frente a delta

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

Por segundo día consecutivo, tras once semanas de subida, la incidencia acumulada cayó este miércoles en España, según el informe diario del Ministerio de Sanidad. Pero la fiabilidad de los datos que utiliza, y que hace públicos, el departamento de Carolina Darias dista mucho de ser alta. Los especialistas en Salud Pública afirman que el número de contagios está subestimado porque una parte muy importante de los positivos, los registrados con test de antígenos, quedan sin registrar en las estadísticas oficiales, bien porque las comunidades autónomas no los reportan al ministerio, bien porque los ciudadanos no los notifican a los servicios sanitarios de sus consejerías.

Y aunque el registro de la totalidad de los positivos seguirá siendo imposible porque no todos los ciudadanos informarán del resultado de sus autotest, para intentar poner cierto orden en el caos Darias exigió a las comunidades que computen en la contabilidad total todos los casos de los que tengan constancia. Madrid, por ejemplo, está entre las comunidades que no suman los positivos por test de antígenos, un hecho que, dada la gran población de esta comunidad, distorsiona los datos nacionales. Sí comparten los contagios otras autonomías como Cataluña, Galicia y La Rioja. Ahora mismo, cuatro de cada diez test 'oficiales' dan como resultado un positivo. Sobre los 'no oficiales' apenas hay referencias válidas.

Contar con datos fiables es una necesidad del ministerio para poder plantear la eliminación de algunas de las restricciones que todavía están vigentes, como la obligatoriedad de mascarillas, una medida que Reino Unido tomará a partir del 27 de enero. «Es el segundo día de descenso, pero lo importante es la tendencia. Cuando se consolide la caída de los positivos, estaremos en condiciones de dar los siguientes pasos», expresó, con prudencia, Darias.

Por el momento, los datos oficiales proporcionaron otro ligero respiro. La incidencia acumulada cayó 20 puntos y se situó en los 3.286,44 casos a 14 días por cada 100.000 habitantes, con Ceuta, Aragón y Navarra marcando los máximos nacionales, por encima de los 5.000. Además, el ministerio sumó 157.941 nuevos infectados, por encima de los del martes, y el total de contagiados desde el inicio de la pandemia, con prueba positiva, se elevó hasta los 8.676.916. «Ya hemos alcanzado el pico de la ola o estamos muy cerca», dijo Darias.

Sanidad también computó 160 nuevos fallecidos, 80 menos que el martes, aunque el global de decesos desde marzo del 2020 está ya en los 91.437, según las estadísticas oficiales. Mientras, la presión hospitalaria se mantiene en niveles similares a los de los días previos: el 15,25% de las camas de planta están ocupadas por pacientes covid, una cifra que crece hasta el 23,59% en las unidades de cuidados intensivos.

En el Consejo Interterritorial de este miércoles, el Instituto Carlos III presentó un informe que confirma que el número de anticuerpos con capacidad de neutralización frente a la variante ómicron se incrementan hasta diez veces con la administración de la tercera dosis en mayores de 65 años, y hasta por 17 en el caso de delta. De esta forma, los primeros resultados del estudio 'ENE-COVID Senior', realizado en una muestra de 1.200 personas, confirman la importancia del pinchazo extra para frenar la enfermedad.

«Existe claramente un aumento en el número de anticuerpos que se generan tras la tercera dosis, y es común a personas que han pasado o no la infección. La eficacia de este pinchazo frente a ómicron es relevante. Además, la inmunidad celular se mantiene tras la tercera dosis», subrayó el director del Carlos III, Cristóbal Belda.

En España, el 88,9% de los mayores de 60 años han recibido la dosis de recuerdo y el 78,8% si se contabilizan los mayores de 50 años. De esta forma, la ministra de Sanidad insistió en la estrategia en la que se ha volcado su departamento: «Vacunar, vacunar y seguir vacunando». «Las vacunas salvan vidas y nos protegen frente a enfermedad grave, hospitalización, UCI y fallecimiento. Los datos son contundentes: una persona entre 60 a 79 años vacunada tiene 16 veces menos probabilidad de hospitalizar, 29 veces menos de ir a una UCI y 20 veces menos de fallecimiento», reiteró Darias.