Carta abierta del personal de Urgencias Pediátricas del Materno-Infantil

Las enfermeras del servicio del hospital grancanario reclaman que se cubran las vacantes por vacaciones

MERCEDES PAZOS TOURIÑO Las Palmas de Gran Canaria

Los enfermeros y TCAEs de urgencias de pediatría tenemos una responsabilidad con nuestros pacientes, y un compromiso con la sociedad. Esto se ha demostrado con nuestra labor durante la crisis sanitaria que hemos sufrido, labor que los ciudadanos han sabido reconocer, no así los responsables sanitarios del Complejo Hospitalario Universitario Materno Infantil, que ignoran nuestros planteamientos.

No pedimos que nos suban el sueldo, no queremos más días libres…... pedimos solo una dotación de plantilla para el período estival qué nos permita dar una respuesta y atención sanitaria de calidad y seguridad.

En nuestro trabajo se necesita un período de formación para ser efectivo y poder cubrir adecuadamente todas sus áreas, y las escasas sustituciones este verano, un 41%, no van a ser suficientes para favorecer el aprendizaje, ni para seguir realizando nuestro trabajo con la misma eficacia y celeridad, siempre ajustándonos a criterios de calidad y eficiencia.

Nuestros pacientes o sea, nuestros niños y sus familiares, merecen una atención segura y especializada. Creemos que la excelencia con la que venimos realizando nuestro trabajo no se vea afectada por no disponer de personal que pueda cubrir todas las áreas o por no disponer del tiempo necesario para atender a cada uno de nuestros pacientes.

Por todo esto, pedimos a los usuarios su apoyo en nuestras reivindicaciones, y a quien proceda en el Complejo Hospitalario Materno Insular de Gran Canaria o en el Servicio Canario de la Salud, se tengan en encuentra nuestros planteamientos para un mejor desarrollo de nuestra actividad diaria durante este verano.

Desde el día 12 de mayo vendimos concentrándonos todos los viernes a las 11 horas en la puerta de Urgencias del Hospital Materno Infantil, pues creemos , y tenemos la certeza, que la calidad asistencial de nuestros niños va a verse afectada haciendo además que se cuestione también nuestra profesionalidad y todo por una mala gestión en las sustituciones de vacaciones en nuestro servicio de urgencias de pediatría.