Una médico en un hospital de Madrid. / EFE

Bajar la nota de corte y extracomunitarios para paliar la falta de médicos

Los colegios de médicos avisan de que la sanidad pública «está en peligro» por la carencia de profesionales después de que 218 plazas hayan quedado vacantes en el último MIR

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

En la última adjudicación MIR, hace apenas unas semanas, 218 de las 8.188 plazas ofertadas han quedado vacantes. La inmensa mayoría de ellas, 200, corresponden a la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, y las comunidades que más puestos han dejado sin cubrir han sido Asturias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Galicia. La sanidad pública, muy especialmente en la llamada España Vacía, afronta un futuro complicado por la falta de médicos que se atisba en el horizonte, reconoce el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) en su último informe, publicado este jueves.

Las causas que explican la incipiente falta de doctores son variadas. Por un lado, hay motivos profundos, como la tendencia deficitaria actual de la demografía médica en España o la próxima jubilación de los médicos de la generación del 'baby boom'. Pero también otros que podrían solucionarse: la situación de la Atención Primaria y otras especialidades, las condiciones de trabajo del colectivo MIR, el sistema de elección de plazas en la Formación Sanitaria Especializada (FSE) o el fenómeno de no toma de posesión y renuncias de plazas de los residentes.

Aunque el número de alumnos de las facultades de Medicina aumenta, y también la oferta de plazas MIR, la falta de médicos es un problema cada vez más acuciante, sobre todo, en la castigada Atención Primaria, expone el presidente de CGCOM, Tomás Cobo. «Tenemos médicos que emigran a Francia, Alemania o Reino Unido porque están a una hora y media de su casa, no tienen problemas con el idioma y encuentran allí unas buenas condiciones laborales. Aquí serían precarios, con sueldos muy inferiores a los de la Unión Europea, y con un tiempo paupérrimo para seguir formándose, que puede ser de dos días al año. Pero además, muchos otros se decantan por las ofertas de la sanidad privada, donde no hace falta especialidad y hay mejores salarios», subraya Cobo.

Los colegios de médicos proponen una batería de soluciones. A corto plazo, plantean crear un segundo turno de elección de plazas MIR con bajada de la nota de corte y la modificación del cupo de extracomunitarios, para que médicos extranjeros encuentren más facilidades para venir a trabajar a España. Para el medio, ponen sobre la mesa un sistema de incentivos para las plazas y especialidades MIR de difícil cobertura, a través de fórmulas que compensen económicamente el desplazamiento y alojamiento. Y a largo plazo, reclaman un análisis detallado de los motivos por los que algunas especialidades se eligen menos. «Peligra el modelo de salud universal, público y gratuito», avisa Cobo.