Una saniaria manipula una muestra para una PCR en el Hospital Universitario de Canarias. / c7

Salud Pública prevé la expansión en las islas del sublinaje XE en las próximas semanas

Canarias es la comunidad con mayor presencia de la nueva variante recombinada. Es la más contagiosa de las surgidas hasta ahora pero no la más virulenta o letal

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Cada vez que aparece una nueva variante del Sars-Cov-2, Canarias se convierte en la comunidad española con mayor presencia de la última versión del coronavirus.

Esta circunstancia ha vuelto a ocurrir con la subvariante XE, una recombinación de fragmentos de material genético de dos sublinajes de la variante ómicron; la BA.1, conocida como ómicron original, y la BA.2, denominada 'ómicron sigilosa', explica el director general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, José Juan Alemán, quien da por hecho que su presencia se incremente en las próximas semanas en el archipiélago tras la detección en un muestreo aleatorio de cuatro casos de la variante XE, dos en Tenerife y otros dos en Gran Canaria.

«El proceso del estudio genético conlleva un mínimo de una semana. Estos casos fueron identificados cuando ya habían superado la enfermedad», explica Alemán sobre la evolución clínica favorable de los primeros infectados canarios con esta subvariante, entre los que se incluía una persona vulnerable de más de 60 años.

En todo caso, esta subvariante no conllevará ningún cambio en la estrategia de vigilancia de la covid, que ahora se centra en diagnosticar únicamente los casos más graves o en personas vulnerables.

ÚLTIMOS DATOS

  • Primeros casos En las islas se ha identificado cuatro infecciones por XE, todos con cuadros clínicos leves

  • Sublinajes de ómicron El 1,3% de las muestras estudiadas en Canarias corresponden a los linajes BA.1, BA.3, BA.4 y BA.5

  • Dominio de BA 2.Entre los días 11 y 17 de abril, la 'ómicron sigilosa' se detectó en el 96,9% de los casos analizados en el archipiélago

Esta tranquilidad se basa en el limitado impacto epidemiológico del subvariante XE. « Las variantes y sublinajes que se van identificando pasan un proceso de valoración de su posible impacto epidemiológico. Se valora su capacidad de transmisión, su potencial escape inmunológico y su morbilidad y letalidad. Si presenta alguno de estos factores, se presume que puede empeorar la situación epidémica y pasa a considerarse una variante de preocupación», precisa Alemán.

Este es el caso de la subvariante XE que, sin embargo, solo presenta un motivo para prestarle especial atención. «Parece ser que estudios preliminares han identificado una mayor capacidad de transmisión que la BA.2. Se calcula que su capacidad de transmisión es un 10% superior a la anterior», explica el director general de Salud Pública.

Sin mayor escape vacunal ni virulencia

La buena noticia es que la subvariante XE no presenta grandes diferencias respecto a su escape inmunológico o la letalidad, según los datos recabados en Reino Unido, donde tiene mayor presencia esta variante identificada por primera vez en enero. «Puede ser más transmisible, pero no más grave», recalca el médico.

En Reino Unido su presencia ha ido creciendo, pero no se ha convertido en dominante. «Los sublinajes compiten entre ellos para ocupar el nicho epidemiológico», sostiene Alemán que confía en que esta carrera la ganen las variantes que sean menos letales y que tengan mayor capacidad de transmisión.

Mientras tanto, en Canarias sigue predominando la subvariante BA.2 (ómicron sigilosa), presente en el 96,9% de las muestras estudiadas; en concreto, en un 98% de las correspondientes a la provincia de Santa Cruz de Tenerife y en un 94% de las de Las Palmas.