El doctor Agustín García Bravo, presidente de la Socarmef. / C7

Los rehabilitadores piden medios para ofrecer un abordaje precoz tras el ictus

La Sociedad Canaria de Medicina Física y Rehabilitación reúne desde hoy y hasta el sábado a 80 especialistas en su 26 congreso

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Canarias no dispone de los medios ni de personal cualificado suficiente para ofertar un tratamiento de rehabilitación precoz e intensivo, tal y como requieren las personas que superan un ictus, según subraya Agustín García Bravo, presidente de la Sociedad Canaria de Medicina Física y Rehabilitación (Socarmef) que celebra entre hoy y el sábado su 26 congreso en La Laguna.

Precisamente la rehabilitación precoz tras el ictus y la patología del suelo pélvico serán los ejes centrales de este encuentro que reunirá a 80 médicos rehabilitadores del archipiélago.

La mitad de las personas que superan un ictus presentan daños neurológicos que se manifiestan con trastornos del habla, debilidad o ausencia de movilidad en una parte del cuerpo, entre otras secuelas.

Estos efectos discapacitantes requieren un tratamiento rehabilitador basado en la precocidad y en la intensidad para lograr la recuperación funcional de los pacientes.

«Intervenir en los primeros meses tras el ictus –de tres a seis meses– es prioritario desde el punto de vista rehabilitador y hay que tratar al paciente el mayor número de horas posible», señala García Bravo.

En este sentido, el especialista subraya que el sistema sanitario canario oferta la rehabilitación con precocidad, «pero donde existe cierto fracaso es en la intensidad del mismo». De hecho, el presidente de Socarmef afirma que ofrecer tres horas semanales de rehabilitación a quienes han sufrido un ictus es insuficiente.

Sin una unidad para el daño cerebral adquirido

«Pese a que hemos trasladado esta preocupación a las autoridades sanitarias, no hemos recibido la respuesta esperada», señala García Bravo que resalta que hace menos de un año se concertó con un centro privado la rehabilitación del daño cerebral adquirido «en lugar de mejorar el sistema público para poder ofrecer este tratamiento».

« No existe una unidad de daño cerebral adquirido en el sistema público. Solo hay un centro privado insuficiente para manejar a todos los pacientes canarios», recalca el presidente de Socarmef.

Además, este centro, bien dotado y con personal cualificado, «aplica criterios de ingreso que no cumplen todos los pacientes y dispone solo de cinco camas de ingreso para todo el archipiélago», explica el representante de los rehabilitadores canarios.

El ictus, una patología con alta incidencia en las islas

Son muchas las personas que sufren ictus en Canarias. En concreto, en 2020, se registraron un 2.252 ingresos por ictus en los hospitales del archipiélago.

«Muchos de los afectado se ven obligados a viajar para poder tener este servicio de forma precoz, pues los servicios concertados actualmente por el Servicio Canario de Salud no son suficientes para dar respuesta a todas las personas que padecen estos problemas en las islas», indica el especialista.

Mientras tanto, los rehabilitadores canarios comparten la preocupación por este déficit con las asociaciones de afectados por daño cerebral.

«A pesar de querer y saber que tenemos que dar ese tratamiento precoz e intensivo, no podemos darlo», lamenta García Bravo que recuerda que una parte importante de quienes superan un ictus tiene afecciones funcionales que les impiden volver a su vida normal y para los que un tratamiento rehabilitador es esencial.

« Buscamos llevarlos a una situación funcional que reduzca su nivel de dependencia para integrarlos a nivel social y laboral. Para ello disponemos de fisioterapia, infiltraciones, logopedia... Muchas alternativas terapéuticas concentradas entre los tres y los seis meses tras el ictus», apunta.

.