Regresan a Gran Canaria los 41 jóvenes del Programa Becas África del Cabildo

27/03/2020

El Cabildo de Gran Canaria ha concluido la repatriación de los 41 jóvenes que hacían prácticas en diversos países dentro del Programa Becas África Occidental, que han regresado por prevención ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Este viernes se ha recibido al último beneficiario procedente de Mauritania, por lo que la corporación insular ha concluido el operativo para repatriar a los 37 jóvenes del Programa Becas África Occidental, ya que cuatro de los 41 que partieron en febrero ya habían regresado a la isla, informa la corporación insular.

Tres de los jóvenes decidieron regresar desde el inicio de la crisis del coronavirus, y otro lo había hecho semanas antes, una vez decretado el estado de alarma.

Una vez que se decretó el estado de alarma, el Cabildo decidió la repatriación del resto por prevención, ya que si bien sus países no eran zonas de riesgo, cabía la posibilidad del cierre del espacio aéreo, entre otras cuestiones, de modo que tras más de una semana de gestiones con aerolíneas y gobiernos, han retornado de Senegal, Gambia, Cabo Verde, Marruecos y Mauritania.

El operativo liderado por el Cabildo de Gran Canaria junto a la Fundación Universitaria de Las Palmas contó con la decisiva intervención del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno de Canarias y las autoridades africanas.

El Cabildo ha costeado todos los gastos del traslado a Gran Canaria, incluidos los que regresaron con anterioridad.

El grupo había partido en febrero a los cinco países africanos en el marco de este Programa pionero en la isla cuyo objetivo es proporcionar excelencia en la formación y de intercambiar conocimientos, para lo que el Cabildo destinó 500.000 euros.

La beca financia los gastos de viajes, vacunas, visados, seguro de salud privado y alojamiento, además de incluir una ayuda mensual de 600 euros.

El objetivo del programa es que jóvenes titulados en Gran Canaria, tanto en FP Superior como universitarios, puedan poner en práctica sus conocimientos, reforzar sus competencias lingüísticas, aprender el sistema de trabajo africano y aportar conocimientos a las empresas.

Los jóvenes continuarán con el Programa a través de trabajo remoto con las empresas privadas, instituciones públicas, ONG, ayuntamientos y embajadas que en las que trabajaban en prácticas.