Borrar
Zona hotelera del sur de Tenerife, donde una pareja de letrados quisieron deducir un viaje de «lujo». C7
Rechazan a un bufete de abogados desgravar un viaje «de lujo» a Tenerife

Rechazan a un bufete de abogados desgravar un viaje «de lujo» a Tenerife

Se planteó deducir 7.600 euros que se corresponden a una factura emitida por un hotel del Sur de Tenerife donde una pareja permaneció durante 14 días, supuestamente por motivos laborales

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Viernes, 29 de septiembre 2023, 15:43

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha avalado una resolución del Tribunal Económico Regional de Cuentas de la capital española en la que se inadmite como gasto deducible un viaje que califica de «lujo» por parte de dos letrados de un bufete al sur de Tenerife.

En concreto, en las liquidaciones relativas al Impuesto de Sociedades de los años 2010, 2011 y 2012, se planteó deducir 7.600 euros que se corresponden a una factura emitida por un hotel del Sur de Tenerife donde una pareja permaneció durante 14 días, supuestamente por motivos laborales.

En primer lugar el Tribunal de Cuentas llama la atención sobre las fechas que abarca la estancia desde finales de julio a principios de agosto de 2011, en cuanto que según la resolución, en ese período «tradicionalmente se reduce sensiblemente la actividad profesional» de los letrados.

A continuación se indica que el establecimiento es «un exclusivo resort de lujo» situado en Tenerife de 160 hectáreas y que según se publicita, «ofrece gastronomía de primer nivel, servicio de cinco estrellas para aquellos que prefieran la tranquilidad al bullicio».

En el fallo del TSJM también se apunta que la mayor parte de la superficie del recinto está destinada «a casas y apartamentos de lujo y un hotel de gran lujo, posee un lujoso Spa y una playa con un clima primaveral durante todo el año».

En su momento el Tribunal Económico solicitó que se acreditara la relación de los servicios prestados con la intención de que fueran desgravados, por lo que el bufete como justificante aportó fotocopia de un correo emitido entre dos abogados en octubre de 2015.

En el mismo se confirma que en aquel momento requirieron los servicios de la pareja de abogados para negociar la gestión de dos establecimientos turísticos y que estos fueron efectivamente prestados en esas fechas.

«Pero desafortunadamente el cambio de filosofía por parte de la propiedad impidió que se alcanzara acuerdo alguno», se indica en la fotocopia aportada.

El Tribunal Económico primero y el Superior después, concluyen que por lo tanto debía ser quien encargó esta negociación el que pagara la estancia, «lo que no queda acreditado dado que no existe facturación alguna, ni ingreso que corrobore los supuestos servicios».

Por lo tanto, se sospecha que este viaje «nada tuvo que ver con la actividad profesional de obligado tributario y que no es posible trazar una relación clara y directa con su actividad jurídica, sino que más bien se trata de una liberalidad».

Otro tanto ocurrió con el resto de gastos de hoteles de esos años presentados por el bufete por lo que se reprocha al declarante que no aportase documentación alguna para justificar la actividad desarrollada y que en su totalidad no se consideran deducibles.

La misma respuesta se ofrece con respecto a una boda celebrada en Guadalajara en la que se pretendió deducir también la compra de flores, reportaje fotográfico y música.

En total se presentaron dos liquidaciones del impuesto de sociedades de los ejercicios 2010, 2011 y 2012 cuyo resultado presentaba un déficit de casi 75.000 euros y otra liquidación que se corresponde a la regularización de una operación con un socio que suma 692 euros.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios