Multitudinario funeral de Erika Yunga ayer en Oviedo. / alex piña

Prisión para el acusado de matar a una menor en Oviedo

Será trasladado al Centro Penitenciario de Asturias cuando sea dado de alta de las heridas que sufrió al autolesionarse después de matar a la niña de catorce años

ALBERTO ARCE

A Erika Yunga la mataron este martes por la tarde, después de volver del instituto donde estudiaba, el IES La Ería. Según testigos de la zona, llegó a llamar al telefonillo del portal de la calle y su familia le abrió. Pero nunca llegó a subir al cuarto piso del número 69 de la calle Vázquez de Mella, donde residía. Postolache, presuntamente, la esperaba en el descansillo con un arma blanca. La apuñaló en varias ocasiones, arrastró el cuerpo hasta su apartamento, el 1º E, y se atrincheró con ella en el cuarto de baño, donde se asestó una veintena de puñaladas para no ser capturado. La niña, a pesar de la brutalidad de los hechos, opuso resistencia.

Igor Postolache, de 32 años, moldavo, muy alto y con la cabeza rapada, vivía en el piso de Vázquez de Mella desde hacía apenas veinte días. Antes, residía en Trubia. Allí, protagonizó un episodio de acoso a una joven en 2019, por el que acabó yendo a juicio y condenado al pago de una pequeña multa. En la actualidad, Igor no tenía antecedentes debido a que estos desaparecen cuando transcurre medio año desde la condena y dicha sentencia data de finales de 2019. Sin embargo, ha recibido varias denuncias por parte de otras chicas, todas ellas jóvenes, a las que, presuntamente, había acosado en plena calle. A una de ellas incluso le había intentado poner una bolsa en la cabeza.

Temas

Oviedo