r.c.

La Policía libera a un hombre que llevaba 19 días secuestrado

El retenido, de origen rumano, es el hijo de un empresario de transportes que tuvo un problema con un envío de 700 kilos de marihuana

S.R.

Agentes de la Policía Nacional han liberado en Tarragona a un ciudadano rumano que llevaba 19 días secuestrado, se lo encontraron atado de pies y manos y duramente maltratado. Los secuestradores llegaron a pedir 750.000€ por su liberación y enviaron una fotografía a su padre de su hijo con la cara desfigurada. También le amenazaron con una pistola, le quemaron con cigarrillos e intentaron estrangularle.

Las investigaciones comenzaron cuando la policía tuvo constancia de un secuestro en la localidad tarraconense de Vilaverd y al mismo tiempo, registraron una denuncia del padre de la víctima desde Rumanía.

El padre del secuestrado es propietario de una empresa de transporte internacional de mercancías por carretera, y según su declaración, uno de los empleados tenía que realizar un viaje desde Valencia hasta Italia en camión, pero este nunca llega a su destino y el empleado desapareció abandonando el vehículo. El hijo advirtió a su padre de que ese camión transportaba una «mercancía especial».

Otro empleado de la empresa, bajo las ordenes del hijo, se acercó a la zona en la que se encontraba el vehículo y entró en contacto con el primer conductor. Ambos llegaron a un acuerdo y se repartieron la mercancía, un total de 700 kilos de marihuana. Según el pacto, el primer conductor se encargaría de llevar a Italia 300 kilogramos y el segundo los 400 restantes a Alemania. La mercancía llegó sin problema a Alemania, pero el primer conductor nunca llegó a su destino.

El propietario de la empresa junto con su hijo decidieron ir a buscar al primer conductor a la zona en la que había desaparecido y tras varios intentos infructuosos se reunieron en el municipio de Vilaverd con tres varones de origen albanés, presuntamente dueños de la mercancía, y a los que el hijo conocía. Como los albaneses también estaban buscando al conductor, invitaron al hijo a localizarlo juntos, y fue ahí cuando lo secuestraron.

El padre, en un intento desesperado, trató de buscar a su hijo por sus propios medios y, ante la imposibilidad de hallarlo, decidió regresar a Rumania y denunciar allí los hechos.

En el desarrollo del operativo la Policía tuvo conocimiento de que la víctima se encontraba en la localidad alicantina de Elche, siendo trasladada hacia Girona en un vehículo conducido por el empleado que no se encontraba desaparecido. Interceptaron el vehículo a la altura de Tarragona y ahí localizaron al hombre de origen rumano atado de pies y manos. Detuvieron al conductor y a otro individuo de Elche relacionado con el secuestro. Ambos han sido enviados a prisión.