El Papa Francisco, durante una audiencia. / afp

Operan al Papa Francisco por un problema de colon

La cirugía ya estaba programada «por una estenosis diverticular sintomática», según informó la oficina de prensa del Vaticano

R. C. / AFP Madrid

Por la mañana, el papa Francisco compareció ayer ante los fieles en la plaza de San Pedro del Vaticano para el tradicional rezo dominical del Ángelus. Por la tarde, el pontífice entraba en el hospital Policlínico Gemelli de Roma para quedar ingresado a la espera de una intervención quirúrgica debido a «una estenosis diverticular sintomática del colon», según informó el departamento de prensa del Vaticano.

A pesar de que el ingreso causó sorpresa en diferentes ámbitos, ya que ha sido llevado en un hermetismo casi absoluto, el portavoz Matteo Bruni dejó claro que se trata de una «cirugía programada» y, por lo tanto, no causada por una dolencia repentina. Varios medios internacionales subrayaban el buen aspecto del pontífice durante la ceremonia matinal, asomado a la ventana de sus dependencias privadas en el Palacio Apostólico. Salvo por un resfriado al principio de la pandemia que le obligó a cancelar varias audiencias y citas de trabajo, su salud no ha provocado ninguna preocupación en particular durante los últimos tiempos.

El responsable de la intervención será el jefe del área de cirugía digestiva del citado hospital, Sergio Alfieri, un destacado especialista de 55 años que fue alumno de un cirujano perteneciente al equipo médico que en su día asistió a Juan Pablo II. Aunque el Vaticano no informó del momento de la intervención, periódicos italianos e ingleses daban por hecho que se produciría anoche. El policlínico se limitó a señalar que ofrecerá un parte médico una vez finalizada la operación, aunque sus alrededores estuvieron tomados por los medios de comunicación desde la tarde.

La dolencia diverticular es muy común y afecta a un elevado porcentaje de la poblacion mayor. Se trata de una inflamación potencialmente dolorosa a causa de divertículos, pequeñas bolsas que se forman en las paredes del aparato digestivo, o hernias, cuya frecuencia aumenta con la edad.

Visita a Eslovaquia

Francisco, de 84 años, ya ha hablado en varias ocasiones de sus problemas de salud, como cuando tuvo que someterse a una operación en un pulmón debido a una pleuresia. En una entrevista comentó con humor que, ya elegido pontífice, los médicos le diagnosticaron de hígado graso, lo cual le hizo ponerse a dieta para bajar peso. Su espalda también es otro punto débil, con varios episodios de ciática y problemas de cadera en su historial.

La intención de Francisco es reducir sus compromisos durante este verano, aunque ayer mismo anunció visiblemente emocionado que visitará Hungría y Eslovaquia entre el 12 y el 15 de septiembre. «Estoy feliz de anunciar que, si Dios quiere, iré a Eslovaquia para efectuar una visita pastoral», declaró. Precisamente por este motivo, Francisco centrará la mayor parte de su viaje en este país, aunque quiere celebrar en Budapest la misa de cierre del 52º Congreso Eucarístico Internacional.